AECID

Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y con el fin de analizar hábitos de navegación. Para más información sobre las cookies utilizadas consultar nuestra política de cookies.

  • Sectores de Cooperación

    Sectores de Cooperación

    • Desarrollo rural, seguridad alimentaria y nutrición

      Desarrollo rural, seguridad alimentaria y nutrición

      La temática recogida bajo este sector es muy amplia y variada (34 códigos CRS) y la forma de intervenir en el mismo es diferente de acuerdo a cada bloque, aunque todos ellos están interconectados. El gran conector es el Derecho Humano a la Alimentación, que la Cooperación Española (CE) ha tenido como seña de identidad desde sus inicios.

      Todas las personas tienen derecho a una alimentación adecuada, segura, suficiente, saludable, nutritiva, y a no pasar hambre.

      En la actualidad, según el informe del Estado de la Seguridad alimentaria y la Nutrición en el Mundo publicado en 2018, casi 821 millones de personas están subalimentadas, en otras palabras 1 de cada 9 pasan hambre. Más de 150 millones de niños menores de cinco años sufren retraso en el crecimiento, 99 millones padecen insuficiencia ponderal y 50 millones tienen su vida amenazada por desnutrición aguda, mientras que el sobrepeso afecta a más de 38 millones de niños. A la vez, 672 millones de adultos son obesos, lo que significa que más de 1 de cada 8 adultos es obeso, mientras más de 1.900 millones de adultos tienen sobrepeso. La malnutrición en todas sus formas es un problema del que no se escapa ningún país y que es imperativo eliminar.

      A pesar de los esfuerzos para erradicar el hambre en el marco de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, estamos alejándonos de la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 en lugar de avanzar hacia su logro.

      El V Plan Director de la Cooperación Española (2018-2021) reconoce que para abordar la lucha contra el hambre y la malnutrición es necesario trabajar desde múltiples dimensiones, como la pobreza rural, la falta de acceso a recursos productivos de los pequeños productores y las carencias en las condiciones del empleo rural, el acceso a los alimentos, la degradación de los ecosistemas o los sistemas internacionales de fijación de precios de los alimentos. Esta problemática ha de abordarse de raíz y a largo plazo, a través de la producción inclusiva y el refuerzo de los sistemas agroalimentarios sostenibles. Igualmente, es necesario abordar las situaciones de crisis tanto prolongadas como puntuales por falta de acceso a los alimentos para secciones de la población más vulnerables. La desnutrición infantil es un problema prioritario multicausal con dimensiones alimentarias, epidémicas y con un enorme impacto en la mortalidad infantil. Prevenir y tratar la desnutrición salva vidas infantiles y sienta las bases para desarrollar plenamente el potencial de las personas.

      Prioriza las siguientes metas del ODS 2:

      • Meta 2.2.: Poner fin a todas las formas de malnutrición
        • L.A. 2.2.A. Fomentar intervenciones que permitan que las personas en riesgo de inseguridad alimentaria tengan acceso físico local a alimentos nutritivos. 
        • L.A. 2.2.B. Apoyar al sector público de los países para la promoción de un sistema agroalimentario sostenible.
      • Meta 2.3. Aumentar la productividad agrícola y los ingresos de los productores de alimentos a pequeña escala
        • L.A. 2.3.A. Fomentar que hogares y comunidades producen alimentos para su autoconsumo de manera sostenible.
        • L.A. 2.3.B. Apoyar a productores rurales a que aumenten de manera sostenible la producción y productividad de sus explotaciones agrarias.

      Para poder cumplir los ODS, dada la interconexión del sistema alimentario y el medio ambiente, son necesarios esfuerzos adicionales por parte de los actores estatales (Gobiernos y Parlamentos), sector privado, Academia y sociedad civil, fortaleciendo la gobernanza de los recursos naturales que permita crear un entorno propicio para las inversiones en el sistema alimentario. Será necesaria una transformación sostenible de los sistemas alimentarios – lo que incluye la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos –, mediante una mejora de la gestión y las técnicas aplicadas en agricultura, ganadería, pesca y silvicultura.

      Ante este gran reto, sigue estando vigente, hasta que sea revisada y actualizada, la Estrategia de Lucha contra el Hambre de la Cooperación Española (2007), que recoge el enfoque multisectorial para poder trabajar en este ámbito, en 5 líneas estratégicas: 

      1.  Acceso a una alimentación adecuada y digna para la población en situación de mayor vulnerabilidad y discriminación.

      2.  Fomento de sistemas de producción sostenibles.

      3.  Acceso a recursos y servicios, y desarrollo socioeconómico de base territorial.

      4.  Promoción, coordinación y articulación de políticas públicas para la aplicación efectiva del derecho a la alimentación.

      5.  Fortalecimiento de las capacidades y coordinación de la Cooperación Española.

      Igualmente, continúa vigente el Plan de Actuación Sectorial de Desarrollo Rural y Lucha contra el Hambre de AECID que se aprobó a finales de 2012, fue recogido por el IV Plan Director y tendrá que ser reactualizado a la luz de la Agenda 2030 así como los principales ámbitos de intervención de la AECID, teniendo en cuenta también el Nuevo Consenso Europeo sobre Desarrollo que reconoce que " la agricultura sostenible, junto con la pesca y la acuicultura sostenibles, siguen siendo un motor clave para la erradicación de la pobreza y el desarrollo sostenible y son indispensables para acabar con el hambre y garantizar la seguridad alimentaria".

      ENLACES DE INTERÉS:

  • Se abre en ventana nueva: enlace a Portal de la Transparencia
    Se abre en ventana nueva: enlace a Sede Electrónica - AECID

Av. Reyes Católicos 4 - 28040 Madrid - Tel. +34 91 583 81 00 | centro.informacion@aecid.es
Aviso legal | Protección de datos | Guía de navegación | Accesibilidad