AECID

Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y con el fin de analizar hábitos de navegación. Para más información sobre las cookies utilizadas consultar nuestra política de cookies.

  • Actividades

    AECID Cultura: Actividades

    • 29/11/2016 14:00
      -
      Exposiciones
      |
      Filipinas

      Sabores que cruzaron los océanos, nueva exposición en Filipinas

      La exposición, que permanecerá abierta hasta el 5 de febrero de 2017, pretende dar a conocer la gastronomía hispano-filipina, un legado que une a ambos pueblos, que hunde sus raíces en un pasado de encuentros y que ofrece su presente multicultural.

      Mujeres oliendo una de las piezas de la muestra

      Andrew G. Contreras AGC Photography

      El pasado 24 de noviembre, el Secretario de Estado de Asuntos Exteriores del MAEC, d. Ignacio Ybáñez, inauguró la exposición "Sabores que cruzaron los océanos" en la sede del Museo Nacional de Filipinas, en Manila, en compañía de su director, D. Jeremy barns, y del Embajador de España, D. Luis Calvo castaño.  La exposición, que permanecerá abierta hasta el 5 de febrero de 2017, pretende dar a conocer la gastronomía hispano-filipina, un legado que une a ambos pueblos, que hunde sus raíces en un pasado de encuentros y que ofrece su presente multicultural.

      La llegada de los españoles a las islas Filipinas y el encuentro con sus habitantes propiciaron el incremento exponencial de los intercambios entre Asia, América y Europa y, en el ámbito gastronómico, incidió en la transformación mundial de los usos y costumbres alimenticios. Durante siglos, las especias de Oriente fueron anheladas por los europeos y, de hecho, la búsqueda de la India, Zipango y Catai fue lo que impulsó el viaje descubridor de Cristóbal Colón y lo que, a la postre, posibilitó el descubrimiento de América. Los españoles, conscientes de valor de las especias, no renunciaron a localizar una ruta que les facilitase el acceso directo a las "Islas de Poniente" o "de la Especiería", términos con los que designaban a las islas Filipinas, Molucas y demás espacios insulares, pronto avistados por la expedición de Fernando de Magallanes. No en vano, el definitivo control y asentamiento español en Nueva España avivó su interés por aquellos lejanos archipiélagos que, desde las costas mexicanas, se ubicaban al Oeste. Pese a los intentos infructuosos, no cesaba el deseo de comunicar ambos lados del océano Pacífico, máxime cuando a mediados del siglo XVI se inició el asentamiento español en las islas Filipinas, nombradas así en honor al monarca español. Hubo que esperar a la expedición de Miguel López de Legazpi, que partió del Puerto de Navidad en 1564, y al regreso organizado por éste y protagonizado por Alonso de Arellano y Andrés de Urdaneta al año siguiente, para iniciar la comunicación regular entre Acapulco y Manila.

      El "Galeón de Manila" o "Nao de la China", que supuso la comunicación fluida entre España y Asia a través de América, consolidó una ruta transoceánica que unía ambos puertos y ambos enclaves hispanos y, a través de ellas, irradiaba un sin fin de productos a lo largo y ancho de los continentes. Iniciada su historia en 1565, concluyó su trasiego regular en 1815, superado por nuevas técnicas de navegación, nuevas rutas y una nueva política que liberalizaba el comercio. Las especias asiáticas, junto con la seda, la porcelana y otros productos lucrativos, justificaban unos viajes que, superando la esfera comercial, posibilitaron el encuentro de pueblos muy distintos. De ahí que el legado inmaterial de la cultura gastronómica constituya un ejemplo paradigmático de lo que supuso la llegada y el asentamiento de los españoles en América y las Filipinas. Las consecuencias de aquel choque cultural, afirmándose en lo positivo y superando lo negativo, sirvieron de fundamento para las sociedades actuales y, desde la perspectiva gastronómica, implicaron el desarrollo de técnicas, usos y  costumbres alimenticias que responden a ese mismo espíritu integrador.

      Comisariada por Antonio Sánchez de Mora, Doctor en Historia y archivero del Cuerpo Facultativo del Estado, la muestra ha contado con el apoyo indispensable del Archivo General de Indias (MECD), la DG de Política e Industrias culturales y del Libro (MECD), el Real Jardín Botánico (CSIC), el Archivo Franciscano Ibero-Oriental, National Archives of the Philippines, el Museo Nacional de Artes Decorativas (MECD) y la Biblioteca Nacional de España, además de la galería Silverlens y el restaurante Gallery Vask y de su chef, el español Chele González. Recientemente fue uno de los comisarios de la exposición 'Pacífico: España y la Aventura de la Mar del Sur', que se celebró de forma conjunta en el Archivo General de Indias, Sevilla, y el National Museum of the Philippines, Manila, entre septiembre de 2013 y abril de 2014.

  • Se abre en ventana nueva: enlace a Portal de la Transparencia
    Se abre en ventana nueva: enlace a Sede Electrónica - AECID