19 de noviembre, Día del Retrete. Planificación y depuración de aguas residuales, esenciales para un saneamiento adecuado

18/11/2022 14:00
 
|
Agua y Saneamiento

El Día Mundial del Saneamiento se centra este año en la correcta gestión de las aguas residuales para proteger las aguas subterráneas.

Los vertidos no depurados tienen importantes impactos en la salud de las personas y el medio ambiente.

El Fondo del Agua de la Cooperación Española trabaja, con apoyo del CEDEX, para mejorar el saneamiento en toda su extensión en América Latina y el Caribe impulsando la planificación sectorial y las normativas de vertidos, reúso y gestión de lodos.

​Día del Retrete. Altiplano Bolivia. FOTO: Miguel Lizana / AECID


Este año, el Día Mundial del Saneamiento pone el acento en la importancia de que las aguas residuales sean gestionadas de manera segura para proteger las aguas subterráneas de la contaminación provocada por la actividad humana. La situación de las cuencas hidrográficas se está degradando, y se calcula que en la región de América Latina y el Caribe casi dos tercios de las aguas residuales vuelven a los cursos de agua de agua sin pasar por ningún tipo de tratamiento (Banco Mundial, 2014). Esto tiene enormes consecuencias en la salud de las personas y del medio ambiente, provocando en ocasiones la contaminación de acuíferos y corrientes de agua de las que luego se abastecen las poblaciones.

En los últimos años se han experimentado progresos sustanciales en la recogida y el tratamiento de las aguas residuales en la región, pero aún quedan muchos obstáculos por resolver. Entre ellos, destaca la carencia de una planificación adecuada y de una regulación sectorial eficiente respecto a las aguas residuales, ya sea por no disponer de un marco regulatorio y normativo adecuado o por la falta de medios para asegurar su cumplimiento.

En el año 2018, la Conferencia de Directores del Agua de América Latina y el Caribe (CODIA) expresó la preocupación existente en la región por esta situación y se propuso avanzar al respecto. Como parte de su compromiso con la CODIA y dentro de la línea de trabajo de fortalecimiento institucional de los países con los que trabaja, el Fondo del Agua de la Cooperación Española ha trabajado desde entonces en cuatro aspectos específicos para ayudar a abordar esta situación.


APOYO A LA PLANIFICACIÓN SECTORIAL

Para que la planificación sea adecuada, ésta debe contemplar un desarrollo del sector adaptado a la realidad de cada país y tomar en consideración todos los aspectos del mismo, incluyendo los recursos necesarios para la adecuada operación y mantenimiento de las infraestructuras puestas en marcha, o para asegurar la demanda del servicio. Para apoyar en este aspecto, el Fondo del Agua ha financiado la realización de diversas actividades enfocadas a promover procesos de planificación que tengan en cuenta todos los aspectos anteriormente mencionados. Entre ellas destaca la elaboración de una serie de publicaciones, como el documento de Recomendaciones para la elaboración de planes del saneamiento y tratamiento de Aguas residuales, impulsado por el FCAS y surgido en el seno de la CODIA, que se acompaña de una serie de guías metodológicas para la realización de los estudios específicos requeridos en un proceso de planificación (por ejemplo: estimación de costes, priorización de actuaciones, …). Además, se han realizado talleres, cursos y jornadas dirigidos a impulsar la capacitación de profesionales de América Latina y el Caribe en el campo de la planificación sectorial y normativa.

 

APOYO  PARA LA PUESTA EN MARCHA DE ESTRATEGIAS SOBRE NORMATIVAS DE VERTIDOS, REÚSO Y GESTIÓN DE LODOS 

Con el objetivo de apoyar a los países socios en sus avances hacia meta 3 del ODS 6: "Mejorar la calidad del agua reduciendo la contaminación (…) y aumentando el reciclado y la reutilización", se está trabajando también en diferentes aspectos. Por un lado, se ha colaborado conjuntamente junto a determinados países, como Cuba, o El Salvador. Por otro, se ha trabajado en otras publicaciones, como la de Análisis de normativas latinoamericanas sobre vertidos de poblaciones, que ofrece un estudio comparativo de la región, y orienta a los países en los aspectos a tener en consideración durante un proceso de desarrollo o reforma de la norma de vertidos. Y, finalmente, se ha creado una Plataforma de Debate sobre normativa sectorial, también en el seno de la CODIA, que acaba de darse a conocer y que permitirá a los profesionales de la región compartir experiencias, aprendizajes y buenas prácticas. Por otra parte, desde el BID, con fondos de la Cooperación Española y la Unión Europea, también se ha realizado un diagnóstico de 24 países de la región referente a las normativas de saneamiento a fin de identificar lecciones aprendidas y posibilidades de mejora.


REVISIÓN Y EVALUACIÓN DE LAS ACTUACIONES LLEVADAS A CABO

Además, se está trabajado en la elaboración de una base de datos de las Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales puestas en marcha con apoyo del Fondo del Agua en sus 13 años de existencia, así como de un procedimiento de inspección de las instalaciones, de manera que pueda proporcionar información suficiente para evaluar el estado de operación de cada una de ellas y analizar su sostenibilidad, con el fin de proponer recomendaciones de mejora. Adicionalmente, desde la cartera multilateral del Fondo del Agua, gestionada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con recursos de la Cooperación Española y la Unión Europea, se ha apoyado a países como Bolivia, Ecuador y Uruguay en la realización de inventarios y diagnósticos de sus plantas con el objetivo de tener elementos que permitan hacer madurar el sector en un aspecto clave como es el tratamiento de las aguas residuales. 


SANEAMIENTO ÓPTIMO: UN ABORDAJE INTEGRAL

La iniciativa de Saneamiento Óptimo, llevada a cabo por el BID con apoyo de la Cooperación Española y la Unión Europea, propone repensar la manera en la que se está abordando el saneamiento y hacerlo de manera integral con el ciclo del agua. El tratamiento de las aguas residuales es un aspecto con especial protagonismo, donde se está incidiendo en cuestiones como los procesos de planificación y diseño de actuaciones teniendo en cuenta necesidades, capacidades e impactos. También se está trabajando en otras cuestiones como la selección de tecnologías, la mejora de la gestión del servicio y la promoción de la economía circular.

Todo este trabajo en el sector del saneamiento y tratamiento de aguas residuales tiene como objetivo ayudar a mejorar la gestión del sector, permitiendo que cada vez sean menos las aguas vertidas sin depurar y mejorando, por lo tanto, la situación de los acuíferos y aguas subterráneas, ese recurso "invisible" del que depende buena parte de la población, especialmente los colectivos más vulnerables.

 


Compartir en Facebook Compartir en Twitter