Pedro Sánchez anuncia que España compromete 236,5 millones de euros para luchar por la seguridad alimentaria en el mundo

21/09/2022 10:00
 
|
Cooperación para el desarrollo

El compromiso de España se concretará con 151,5 millones de euros en donaciones y 85 millones en créditos del Fondo para la Promoción del Desarrollo para los próximos 3 años

Pedro Sánchez anuncia que España compromete 236,5 millones de euros para luchar por la seguridad alimentaria en el mundo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la celebración de la 'Global Food Security Summit'. | Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha copresidido la Cumbre de Seguridad Alimentaria, un evento que tiene como objetivo buscar soluciones a la actual crisis de alimentos desde el diálogo y la cooperación multilateral. Durante su intervención, Sánchez ha anunciado que España se compromete a donar 151,5 millones de euros y a aportar otros 85 millones de euros en créditos del Fondo para la Promoción del Desarrollo (FONPRODE) de la AECID, lo que supone un total de 236,5 millones de euros para distintos proyectos en el ámbito de la seguridad alimentaria en los próximos tres años.

El presidente del Gobierno ha subrayado: "Rusia debe poner fin a su guerra ilegal contra Ucrania, que ha amenazado una fuente esencial del suministro mundial de alimentos. Y mientras luchamos por la paz, es urgente tomar medidas concretas que protejan a los más vulnerables y eviten que la situación empeore".

Esta Cumbre surge de la iniciativa del presidente Sánchez, como miembro de la Red de Líderes "Juntos por un Multilateralismo Reforzado"; del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel; del presidente de Senegal, Macky Sall, como presidencia rotatoria de la Unión Africana; y del secretario de Estado de EE.UU., Anthony Blinken. Junto a los cuatro copresidentes del evento, han intervenido como coanfitriones el presidente de Colombia, el canciller de Alemania, y representantes de la Comisión Europea, Nigeria e Indonesia.

En total, han participado 18 jefes de Estado o de Gobierno. Tras la apertura, han intervenido los jefes de Estado o de Gobierno de Argentina, Canadá, Dinamarca, Ecuador, Kazajistán, Nueva Zelanda, Pakistán, Polonia, Rumanía, Ruanda, Senegal, Somalia y Ucrania, además del secretario general de la ONU.

Asimismo, han asistido líderes de los principales organismos y agencias de Naciones Unidas implicados en seguridad alimentaria, como la FAO, el Programa Mundial de Alimentos, la Comisión de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo, el Comité Mundial para la Seguridad alimentaria y el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola, estos dos últimos presididos por los españoles Gabriel Ferrero y Álvaro Lario, respectivamente, además de la Organización Mundial del Comercio.

En su intervención, Sánchez ha señalado que es fundamental que los países promuevan un entorno comercial abierto, transparente y predecible; y se eliminen los obstáculos al comercio de productos agrícolas, incluidos los fertilizantes.

Sánchez también ha destacado el trabajo y las iniciativas que ha puesto en marcha la Unión Europea para paliar esta crisis y ha elogiado el trabajo realizado por Guterres para acordar la 'Black Sea Grain Initiative'. Con esta iniciativa se ha logrado exportar, hasta el momento, más de 2,7 millones de toneladas de grano y otros alimentos desde los puertos del mar Negro. Se calcula que el grano bloqueado desde el inicio de la guerra supera los 22 millones de toneladas.

Según el Programa Mundial de Alimentos de la ONU, la población en situación de inseguridad alimentaria se duplicó por la pandemia, pasando de 135 millones de personas en el comienzo de 2020, a 276 millones dos años después. Según este organismo, la cifra aumentará en 2022 hasta los 323 millones como consecuencia de la guerra Ucrania. Por ello, la crisis alimentaria se ha convertido en un desafío global.

Sánchez ha destacado la importancia de actuar de forma inmediata: "Se nos acaba el tiempo. Si los agricultores no obtienen los fertilizantes en el momento adecuado, las malas cosechas, o incluso la pérdida de las mismas, seguirán empeorando la situación".

Rusia y Ucrania representan conjuntamente el 28% de las exportaciones mundiales de trigo y el 15% del maíz, y Ucrania produce la mitad del aceite de girasol del mundo. Por eso, España arrancó en agosto de 2022 un proyecto piloto para transportar grano en tren desde Ucrania hasta España, como alternativa o complemento al transporte marítimo, en un momento marcado por la invasión de Rusia y las limitaciones en los puertos del mar Negro.

España, EE.UU., la Unión Africana y la Unión Europea han impulsado una Declaración a raíz de esta Cumbre en la que muestran su compromiso "para responder a la urgente necesidad de seguridad alimentaria y nutrición de cientos de millones de personas en todo el mundo".

El presidente del Gobierno ha cerrado su intervención invitando a los líderes a actuar juntos y de forma inmediata porque "mientras haya hambre no habrá paz y sin paz seguirá habiendo hambre".


Compartir en Facebook Compartir en Twitter