AECID

Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y con el fin de analizar hábitos de navegación. Para más información sobre las cookies utilizadas consultar nuestra política de cookies.

  • Sala de Prensa

    Sala de Prensa

    • 17/05/2022 11:00
      -
      Perú
      |
      Cultura y Desarrollo

      La Cooperación Española visita La Jalca Grande y confirma su apoyo a la reconstrucción de su emblemática torre y la puesta en valor de su patrimonio cultural

      Torre exenta del templo de La Jalca, construida con técnicas ancestrales de los Chachapoyas, colapsó durante sismo de 7.5° que azotó la región Amazonas en noviembre del año pasado

      Desde entonces, el pueblo de La Jalca Grande siente haber perdido parte de su identidad, su emblema de piedra de 16 metros de altura, que tutelaba su territorio

      Cooperación Española visita La Jalca Grande y confirma su apoyo a la reconstrucción de su emblemática torre y la puesta en valor

      Un sismo de gran magnitud quebró la tranquilidad de La Jalca, la mañana del 28 de noviembre de 2021. En palabras de sus pobladores, la mayor conmoción la sintieron cuando en medio de la agitación del suelo un ensordecedor ruido les anunciaba la caída de su más importante patrimonio cultural, la torre exenta de su templo, construida en piedra hace más de 500 años.

      A poco más de cinco meses de la tragedia, que dejó 2.412 personas damnificadas, 117 viviendas derruidas y otras 764 afectadas (Indeci), una representación de la Cooperación Española acudió a la zona en respuesta a la llamda del Viceministerio de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales del Ministerio de Cultura, para apoyar en la puesta en marcha un proyecto de reconstrucción y puesta en valor patrimonial de La Jalca Grande.

      “Queremos contribuir, a partir de la puesta en valor de su patrimonio, su memoria histórica, sus tejidos y danzas, a generar oportunidades para toda la comunidad de La Jalca”, sostuvo Juan de la Serna, responsable de Programa de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, AECID Perú, ante la presencia de los pobladores reunidos en el local comunal.

      A su vez, el alcalde Walter Culqui, defendió la importancia que representa para las y los jalquinos la torre que consideran su orgullo y mayor legado de sus antepasados. Hizo mención a que después del sismo, todos los pobladores a pesar de haber sido duramente afectados, se volcaron a la plaza para rescatar cada piedra, apilándolas a un costado del templo con la esperanza de volver a levantar su torre, si es posible “con sus propias manos”.


      Un maestro cantero, Fernando Guiop Huamán dio fe que tal aspiración era más que posible, pues esta comunidad conserva la costumbre inca de “la minga”, en la que todo el pueblo pone a disposición su fuerza de trabajo, para conseguir un objetivo común o dar una respuesta solidaria o de reciprocidad.

      Asimismo, durante un recorrido por los alrededores de la plaza, Fernando explicó que dada su experiencia de años desempeñando el arte de la construcción en piedra y el conocimiento de la cultura Chachapoyas, ha llegado a la conclusión de que sus antepasados levantaron la torre “por cumplir”, sin poner en práctica toda su sabiduría y técnica de construcción, en la medida que fueron obligados por los colonizadores. Él asegura que, de levantar nuevamente la torre, “amarrando” correctamente la piedra y utilizando un mortero sin materia orgánica, esta no se volverá a caer.

      Juan de la Serna, representante de la AECID, también conversó con Franklin Hoyos, el párroco de la comunidad, quién explicó cómo se vinculaba la torre a las tareas de la cristiandad, mediante el uso del campanario. El repicar de las campanas tenía una variedad de significados. Era en el uso cotidiano, un medio de comunicación para el pueblo. Anunciaba el fallecimiento de las personas, a través del sonido se sabía si era hombre, mujer o infante; también servía para convocar a las faenas o llamar a la gente ante algún suceso. Asimismo, el párroco comentó que en la iglesia conservan una piedra —rescatada de la torre— con una imagen en alto relieve de “Juan el osito”, personaje mítico de las tradiciones orales relacionado con la fundación del pueblo.

      La visita de la Cooperación Española a la Jalca Grande se realizó bajo la coordinación de los funcionarios, Gary Mariscal, director de la Dirección de patrimonio histórico inmueble del MINCUL y Edith Lozano, recientemente nombrada como directora de la Dirección Desconcentrada de Cultural de Amazonas. Asimismo, de parte de AECID, también participó Irene Gonzales, becaria de la comunidad autónoma de Galicia.



      Proyecto en etapa de formulación

      Tras la visita, Juan de la Serna, mostró su satisfacción con los resultados obtenidos del acercamiento con la gente y personas implicadas en la ejecución del proyecto. Manifestó que, la reconstrucción de la torre es un aspecto importante, que debe ser enriquecido con dos aportes adicionales: el rescate de la arquitectura tradicional de La Jalca, apoyando a las familias en la reconstrucción de sus viviendas, en el marco de una estrategia de autoconstrucción asistida, y la puesta en valor del patrimonio inmaterial, como la danza, la cerámica, el arte del tejido de cintura que manejan muy bien las jalquinas y que constituyen un recurso económico para el desarrollo de la comunidad.

      Cabe mencionar que La Jalca es reconocida como la capital folclórica de la región Amazonas, con sus más de 50 danzas que conforman su acervo y que además fue la primera ciudad fundada como capital de Chachapoyas, por los antiguos españoles.

      “Del 1 al 10 yo le pongo un 7” señaló De la Serna, rescatando las grandes posibilidades que tiene La Jalca de convertirse en un pueblo con encanto turístico; siempre y cuando conserven su arquitectura tradicional y su patrimonio. Es importante, “puedan frenar las nuevas construcciones que se están levantando en el marco del proceso de reconstrucción que destruyen y desvirtúan la imagen tradicional del pueblo”, acotó. El proyecto, aún en etapa de formulación, se estima que pueda iniciar su ejecución en agosto próximo.


  • Se abre en ventana nueva: enlace a Portal de la Transparencia
    Se abre en ventana nueva: enlace a Sede Electrónica - AECID