AECID

Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y con el fin de analizar hábitos de navegación. Para más información sobre las cookies utilizadas consultar nuestra política de cookies.

  • Sala de Prensa

    Sala de Prensa

    • 30/03/2022 10:00
      -
      Ecuador
      |
      Desarrollo rural, seguridad alimentaria y nutrición

      La AECID impulsa la recuperación de 1.100 familias vulnerables en la frontera entre Ecuador y Colombia

      El proyecto, desarrollado por CODESPA, ha ayudado a recuperar sus ingresos económicos a mujeres, jóvenes y personas que viven en la frontera entre Ecuador y Colombia, familias campesinas, personas desplazadas o víctimas del conflicto derivado del proceso de paz en Colombia.
       El 30% de las microempresas creadas han sido creadas por mujeres y otro 25% pertenece a colectivos especialmente vulnerables como migrantes, jóvenes o víctimas del conflicto armado.
       12 cadenas de valor agropecuarias y pesqueras que vinculan a más de 1.000 productores han mejorado su productividad.
       “Me gustaría que mis hijos continúen con la crianza de cabras y crecer; mejorar las instalaciones para incrementar la calidad y cantidad de leche que comercializo”, afirma María Rubi Minda.
       La asociación colombiana Aproleche ha aumentado su producción en un año: de 3.200 a 4.800 litros de leche diarios.

      proyecto codespa
      “Me gustaría que mis hijos continúen con la crianza de cabras y crecer; mejorar las instalaciones para incrementar la calidad y cantidad de leche que comercializo”, afirma María Rubi Minda. Comunidad Mascarilla, Cantón Mira, Provincia del Carchi (Ecuador). © CODESPA.



      Más de 1.100 familias vulnerables que residen en la frontera entre Ecuador y Colombia (ZIFEC) reciben ayuda de la cooperación española a través de un proyecto de Fundación CODESPA. La financiación de AECID está permitiendo su recuperación económica e inclusión social con un impacto duradero y sostenible.

      La pandemia estalló cuando daba sus primeros pasos este proyecto de cooperación internacional para la integración socioeconómica en la frontera Ecuador-Colombia (ZITEC). A los objetivos iniciales de fortalecer la coordinación transfronteriza con los gobiernos locales y fomentar cadenas de valor agropecuarias, se sumó la necesidad de recuperar los ingresos perdidos por estas poblaciones durante la crisis sanitaria.

      “Los territorios fronterizos entre Colombia y Ecuador son un ejemplo de cómo la pobreza extrema se instala en un lugar, generando obstáculos insalvables para las personas”, explica Ferrán Gelis, de CODESPA Ecuador. “Impulsamos la mejora de la producción de lácteos para alcanzar los niveles de calidad exigidos en el mercado nacional. La experiencia está siendo todo un éxito porque hemos logrado que muchas personas puedan vincularse como proveedores de una empresa local, Mondel”.

      Los integrantes de la asociación colombiana Aproleche, gracias a la formación especializada en ganadería y producción, han incrementado su producción y fortalecido su red comercial. Uno de sus socios, Remigio Delgado, afirma: “Lo más importante que hemos aprendido es el manejo del pastoreo que, en mi caso, me ha permitido aumentar la producción de 60 litros a 120 litros de leche al día”.

      El trabajo promovido para la empleabilidad e inclusión financiera ha dado sus frutos. Las familias desplazadas y afectadas por el conflicto, así como personas en movilidad y población de acogida están logrando superar la crisis. En una primera fase, alrededor de 700 mujeres –en su mayoría, cabezas de familia– mejoraron sus ingresos en un 11,32%, en promedio.

      Unas 450 personas de Colombia y Venezuela, afectadas por los conflictos internos de sus países y desplazadas a Ecuador, han emprendido alguna actividad económica y han recibido atención psicosocial y 181 (57% mujeres) de ellos, han accedido a crédito productivo para impulsar su emprendimiento.

       


      Se ha logrado canalizar la entrega de más de 1.400.000 USD en calidad de crédito para 418 personas (217 mujeres y 201 hombres) y 7 créditos para inversiones en activos fijos por un monto total de 102.000 USD para 5 Asociaciones de Productores con un cumplimiento del 99% de las obligaciones. Esto fue posible gracias a las alianzas con la Cooperativa de Ahorro y Crédito Mujeres Unidas (CACMU), con la Cooperativa Federación de Campesinos de Lago Agrio (FOCLA) y con la banca pública (BanEcuador).

      Toda esta estrategia de crédito viene acompañada por un programa de educación financiera para personas vulnerables en el que a lo largo de todo el Convenio se ha logrado capacitar a 1.680 personas (60% mujeres).

      CODESPA también se ha involucrado en seis programas públicos y privados de fomento del emprendimiento, de los que han surgido 300 iniciativas de micro-emprendimiento. El 30% de las microempresas creadas en esta región transfronteriza han sido creadas por mujeres. Un 25% pertenece a migrantes, jóvenes o víctimas del conflicto armado.

      María Rubi Minda, de vendedora ambulante a ganadera

      María Rubi Minda tiene 65 años y es madre soltera. Con siete hijos y trece nietos, emprendió hace años su propio negocio de producción de leche. Antes, era vendedora ambulante. A pesar de los efectos de la pandemia, María ha aumentado su ganado de 3 a 36 cabezas. Quiere aumentar hasta los 100, para elaborar productos como queso y manjar de leche de cabra, que le permitan obtener ingresos de forma constante. Hoy en día, los ingresos de venta de leche le permiten cubrir las necesidades básicas de su familia.

      El proyecto incluye procesos de mejora de la gobernabilidad. En concreto, CODESPA ha asesorado a la Hermandad Binacional, formada por los territorios fronterizos de ambos países, desarrollando su plan estratégico. Entre los aliados principales de CODESPA en el proyecto, están la Mancomunidad del Norte de Ecuador (MNE) y Corporación para el desarrollo rural y urbano de Colombia (CORDESARROLLO). En este marco, y gracias a la financiación de Fundación Roviralta, 300 familias de Nariño pudieron superar las consecuencias económicas del Covid 19 y del conflicto armado.

  • Se abre en ventana nueva: enlace a Portal de la Transparencia
    Se abre en ventana nueva: enlace a Sede Electrónica - AECID