El nuevo Informe de Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe se centrará en políticas que eviten a que más personas caigan en la pobreza

20/02/2015 14:00
Uruguay
|
Cooperación para el desarrollo

Con crecimiento económico no basta, dice el PNUD con un llamado hacia el “progreso multidimensional”

En la foto, Gonzalo Robles, Diego Cánepa, Jessica Faieta y Roberto Varela en un acto que tuvo lugar ayer en Montevideo.

​No basta con más crecimiento económico para seguir reduciendo la pobreza y la desigualdad en América Latina y el Caribe, según los nuevos análisis del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) presentados hoy en la primera Reunión del Consejo Asesor del Informe Regional de Desarrollo Humano 2016 sobre Progreso Multidimensional, con más de 20 autoridades entre ministros, senadores, académicos y los líderes de las principales organizaciones multilaterales de la región.


A fin de proyectar qué sucedería si la región creciera al mismo ritmo que durante el boom de la década pasada, que fue de un promedio de 4% anual, el PNUD simuló una recuperación del crecimiento entre el 2016 y el 2020. Sin embargo, el resultado es que menos latinoamericanos estarían saliendo de la pobreza que en la década anterior. Es decir, mientras que un promedio de 4.7 millones de latinoamericanos al año abandonaron la pobreza durante 2000 y 2012, entre 2016 y 2020 podrían estar saliendo únicamente alrededor de 2.5 millones al año.


“Está claro que “más de lo mismo” en crecimiento – y en políticas públicas – ya no rinde más de lo mismo en reducción de pobreza y desigualdad,” dijo la Subsecretaria General de la ONU y Directora del PNUD para América Latina y el Caribe Jessica Faieta. “Un mayor crecimiento económico no conduce necesariamente a generar un mayor progreso social: tenemos que tener políticas diferentes, también en un momento en que se agotan los recursos fiscales para expandir las redes de protección social.”


Según el análisis del PNUD lo que determina la “salida de la pobreza” (educación de calidad y empleo) es distinto a lo que lleva a “evitar la recaída en la pobreza” (existencia de redes de protección social y activos de los hogares).


Esto sugiere que no basta con más crecimiento económico para construir “resiliencia”—o la capacidad de absorber choques externos, sean financieros o desastres naturales, sin que haya grandes pérdidas sociales y económicas.


Por eso el PNUD hoy enfatizó que el bienestar de la gente es “más que ingreso”, con un llamado a que los líderes de la región se centren en el “progreso multidimensional”. Eso significa invertir en capacidades para la inserción laboral, en sistemas financieros que no lleven a un sobreendeudamiento de los pobres y reduciendo las brechas de género.


“Lo que queda por delante son retos más difíciles: confrontar exclusiones, discriminaciones y desigualdades históricas que no se resuelven con más ingresos,” agrego Diego Cánepa, Prosecretario de la Presidencia de la República de Uruguay. “Eso incluye por ejemplo el sobretiempo trabajado por mujeres en labores de casa con respecto a hombres, tiempo diario perdido en transporte al trabajo para personas que viven en barrios populares, y otras exclusiones por apariencia, raza/etnicidad, género, preferencia sexual o edad.”


Desafíos - Dada la proyección del FMI de que la región crecerá a un 1.3% en 2015, las estimaciones del PNUD muestran que cerca de 1.7 millones más de hombres y mujeres caerán en la pobreza hasta el fin del año. Ellos se sumarán a los 3 millones de latinoamericanos que ya cayeron en la pobreza entre 2013 y 2014—por primera vez en la década—segun datos recientes de la CEPAL.


“La agenda de los Objetivos de Desarrollo del Milenio nos ha enseñado que, más allá del crecimiento, las intervenciones de desarrollo deben abordar aspectos multidimensionales del bienestar,” dijo Gonzalo Robles, secretario general de Cooperación Internacional para el Desarrollo del Gobierno de España. “A pesar de los logros sociales de la última década, los sistemas de protección social no constituyen redes universales que cubran el acceso a trabajo digno, salud, educación y protección a lo largo de todo el ciclo de vida.”


En ese contexto el PNUD prepara su Informe de Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe 2016 sobre Progreso Multidimensional, que también incluirá recomendaciones de políticas públicas que reflejen la nueva agenda global de desarrollo, con los Objetivos de Desarrollo Sostenible que se lanzarán en septiembre de este año durante la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Fuente: PNUD

Compartir en Facebook Compartir en Twitter