AECID

Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y con el fin de analizar hábitos de navegación. Para más información sobre las cookies utilizadas consultar nuestra política de cookies.

  • Sala de Prensa

    Sala de Prensa

    • 25/05/2022 10:00
      -
      África central, oriental y austral
      |
      Cultura y Desarrollo

      La obstinación de Elvis, un sueño desde Congo hasta Canarias

      La de Elvis Gori Molubela es una historia de obstinación, de fijación de un objetivo; el de lograr una educación, a toda costa, por dignidad y para lograr un sueño; aportar al futuro del continente africano

      La obstinación de Elvis, un sueño desde Congo hasta Canarias

      Más de una decena de países se entremezclan en el relato de Elvis Gori Molubela, nacido el 1 de enero de 1998 en Bukunga, una aldea de Katanga, en la provincia de Haut-Lomami (República Democrática del Congo).

      Ni las distancias, ni su situación económica han sido nunca un obstáculo en su implacable persecución de un sueño por el continente africano; estudiar.

        "Estudiar es positivo, me puede abrir al mundo y desarrollar mi espíritu, mi filosofía de         la vida y ser hombre y ser útil a mi nación a mi pueblo, a mi aldea o a mi patria",            comenta desde su casa en Las Palmas. 

      Elvis es hoy licenciado en Derecho y Relaciones Internacionales por la Universidad de Casablanca (Marruecos) y estudia un Master de Relaciones Hispano Africanas en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria gracias a una beca de la Cooperación Española. Estas becas permiten a estudiantes africanos, americanos y filipinos acceder a ayudas para cursar estudios superiores en España. Su lema es "Becas que cambian vidas". La de Elvis cambió hace tiempo, cuando decidió que estudiar era su motor vital. 

      "Para los niños de mi aldea las opciones eran ser pescadores, el único trabajo que teníamos, ya que no había escuelas, o ayuntamiento, etc. Si yo no hubiera estudiado, ahora mismo estaría en el mar, trabajando como pescador, o sería de la milicia Mai Mai, el grupo que busca la independencia. Y estaría mal porque no es un grupo que podamos apoyar, es un grupo terrorista", asegura Elvis. 

      Desde los cinco años, cuenta Elvis que comenzó a pagar la escuela con mandioca, gracias a los despistes de sus vecinos agricultores que no vigilaban bien la cosecha. Porque en su casa, en una pequeña aldea de Katanga (Congo) no había dinero para la escuela. 

      Así, Kabwende Nsungu Gori -su nombre original-, comenzó un periplo que le llevó a cambiar su aldea natal por otra a 30 kilómetros que sí tenía escuela secundaria. De ahí, a los 13 años se mudó a Zambia, luego a Tanzania, donde se cruzó en su destino la figura de Thomas Sankara, el revolucionario de Burkina Faso al que Elvis quería conocer a toda costa. Por tanto, trazó un nuevo destino. 

      Y logró llegar a Burkina Faso y de paso se enteró de que Sankara había fallecido hacía años y ya "era un recuerdo". Pero su sueño no murió allí, solo cambió de país. Eligió Marruecos por su sistema educativo. Emprendió el viaje desde Burkina Faso a Marruecos, a donde consiguió llegar después de pasar una y mil aventuras por Mali, Níger, Ghana, Senegal, Mauritania y Argelia. 

      Al final del relato, digno de los grandes cuentacuentos africanos, Elvis consigue llegar a Marruecos y estudiar el bachillerato francés y una carrera universitaria; Derecho y Relaciones Internacionales, mientras trabaja como limpiabotas en la capital. Pero el sueño no termina aquí. Con la ayuda de una red de apoyo -amigas y amigos- que ha ido tejiendo a lo largo de sus viajes y su estancia en Marruecos, Elvis consiguió una beca de la Cooperación Española para cursar el Máster Universitario en Relaciones Hispano Africanas que ofrece la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. 

      "El Master me va a permitir obtener lo que siempre buscaba; estudiar hasta el final. Para mí es una oportunidad que AECID da a los jóvenes africanos y es buena porque nos permite llegar a nuestros sueños y ayudarnos a servir al continente africano". 

      Hoy, con 24 años, Elvis cuenta su periplo desde el piso en el que vive en Las Palmas: "Si yo no hubiera estudiado, ahora mismo estaría en el mar, trabajando como pescador, o sería de la milicia Mai Mai, el grupo que busca la independencia, un grupo terrorista", remarca. 

      Traspasar fronteras es la especialidad de Elvis Gori Molubela, Kabwende Nsungu Gori. Su relato, con un potencial digno de las grandes historias (*), seguirá, así que es posible que también llegue a traspasar la frontera de sus sueños:

      "Según las instrucciones de AECID he de volver cuando termine el master. Y volveré, pero tengo que organizarme para poder practicar lo que voy a estudiar. Tengo metas para servir a mi patria". 

      • ¿Y qué cambiarías primero si llegaras a presidir tu país? 
      • "Hay que cambiar el modo de pensar para poder cambiar el país. Después la educación".
         

      Elvis Gori Molubela, Kabwende Nsungu Gori acaba de publicar un libro " Lo que la noche le debe al día" en el que narra su viaje desde su pueblo natal en la República Democrática del Congo hasta Marruecos, desde donde pasa a vivir en Las Palmas de Gran Canaria, gracias a una beca de la Cooperación Española. 


       

      [You Tube] Entrevista a Elvis Gori Molubela

       

       (*) La historia de Elvis Gori Molubela, Kabwende Nsungu Gori, fue plasmada por la periodista española Carla Fibla en un reportaje "En África antes que en Europa" sobre migraciones africanas en la revista Mundo Negro. El artículo fue galardonado por el II Premio de Periodismo Saliou Traoré de periodismo español sobre África, otorgado por Casa África y la Agencia EFE.



  • Se abre en ventana nueva: enlace a Portal de la Transparencia
    Se abre en ventana nueva: enlace a Sede Electrónica - AECID