AECID

Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y con el fin de analizar hábitos de navegación. Para más información sobre las cookies utilizadas consultar nuestra política de cookies.

  • Sala de Prensa

    Sala de Prensa

    • 25/05/2016 12:00
      -
      Mauritania
      |
      Desarrollo rural, seguridad alimentaria y nutrición

      La pesca, clave para garantizar la seguridad alimentaria en Mauritania

      El proyecto cuenta desde esta semana con dos nuevas plataformas logísticas, una en Nouakchott y la otra en Nouadhibou, que se suman a las ya operativas ubicadas en Nema, Tidjikja y Kiffa.

      Mauritania proyecto seguridad alimentaria

      ​​​​​Punto de venta de pescado en el barrio de Toujounine, Nouakchott. Foto ©Miguel Lizana/AECID

      La Seguridad Alimentaria se consigue cuando todas las personas tienen en todo momento acceso físico, social y económico a los alimentos suficientes, inocuos y nutritivos que satisfagan sus necesidades energéticas diarias y preferencias alimentarias para llevar una vida sana y activa (FAO, Cumbre Mundial de la Alimentación, 1996).

      El enfoque del Derecho a la Alimentación contempla los elementos de la seguridad alimentaria relativos a la disponibilidad, acceso, estabilidad y utilización biológica de los alimentos, teniendo en cuenta la dignidad humana y la aceptabilidad cultural. De esta manera, los ciudadanos se convierten en sujetos de derecho en vez de ser objetos de asistencias.

      UN PROYECTO HECHO REALIDAD


      En el marco de las actuaciones que la Cooperación Española realiza en Mauritania  a través de la Agencia Española de Cooperación (AECID) destaca el proyecto “Mejora del acceso al consumo de pescado de la población mauritana como refuerzo de la seguridad alimentaria” cuyo objetivo principal es introducir el consumo de pescado en la población más vulnerable.

      La Cooperación Española ha inaugurado esta semana dos plataformas logísticas, una en Nouakchott, con una capacidad de 250 toneladas y otra en Nouadhibou de 400 toneladas, como parte de la puesta en marcha de la Sociedad Nacional de Distribución de Pescado (SNDP), que distribuye pescado proveniente de los acuerdos de pesca entre la población más vulnerable como medida de mejora de la seguridad alimentaria. 
       

      La SNDP distribuye actualmente en los distintos centros operativos del país, hasta 9.000 toneladas de pescado por año. 34.000 kg de pescado se venden al día a través de los 124 puntos de venta existentes, 17.000 familias, es decir, 150.000 personas se benefician diariamente de esta fuente de proteínas al alcance de la población más vulnerable por su bajo precio, apenas 12 céntimos de euro el kilo.


      El proyecto pretende aumentar hasta 13.000 las toneladas anuales en distribución e incrementar el número de familias beneficiarias hasta 40.000, un total de 320.000 personas. Mauritania, que es uno de los países más ricos del mundo en recursos pesqueros, podrá gracias a esta intervención, mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición de su población más pobre y vulnerable.


       Desembarco de jureles pescados tradicionalmente en las playas de Nouakchott. Foto ©Miguel Lizana/AECID

      A pesar de que Mauritania dispone de una de las mayores reservas mundiales de pescado, gran parte de la población del interior de este país, no tiene acceso a este alimento, pues no existen redes de distribución ni de conservación. Para solventar este problema, el pasado mes de febrero se inauguró una plataforma logística en  Kiffa, Región de Assaba, que alberga una cámara frigorífica de cien toneladas de capacidad, así como las instalaciones necesarias para el almacenamiento, gestión, manipulación y venta de pescado. Con esta infraestructura se está dando servicio de almacenamiento y distribución a tres de las regiones más pobres y con mayor población del país: Assaba, Hodh El Gharbi y Hodh el Chargui.

      Este ambicioso proyecto es clave en la “Estrategia Mauritana de Lucha contra la Pobreza”, pues facilita la distribución y conservación de pescado en las zonas más pobres y pobladas del país beneficiando a alrededor de 750.000 personas, es decir, uno de cada cinco mauritanos, gracias a la distribución de un total de 1.500 toneladas de pescado cada mes.

      la cooperación española en mauritania

      Las actividades de cooperación con Mauritania se remontan a 1995, habiéndose creado oficialmente la Oficina Técnica de Cooperación en 1998. En Junio de 2014 culminó el Marco de Asociación País para el periodo 2014-2017 con la firma de la VII Comisión Mixta de Cooperación entre España y Mauritania. En estos documentos se establecen las grandes líneas de cooperación entre ambos países hasta 2017.

      Sobre la base del objetivo global de reducción de la pobreza y teniendo en cuenta la elevada presencia de actores internacionales, la experiencia de la Cooperación Española y los ejes prioritarios establecidos por Mauritania en su Estrategia de Reducción de la Pobreza, la AECID está trabajando actualmente en los siguientes ámbitos de desarrollo: la consolidación de los procesos democráticos y el Estado de Derecho; la promoción del desarrollo rural y la seguridad alimentaria, aspecto clave para el desarrollo sostenible del país; y en la contribución al fortalecimiento y cobertura universal de un sistema público de salud equitativo.

  • Se abre en ventana nueva: enlace a Portal de la Transparencia
    Se abre en ventana nueva: enlace a Sede Electrónica - AECID