AECID

Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y con el fin de analizar hábitos de navegación. Para más información sobre las cookies utilizadas consultar nuestra política de cookies.

  • Sala de Prensa

    Sala de Prensa

    • 11/09/2019 11:00
      -
      Senegal
      |
      Cooperación para el desarrollo

      Así cambió la escuela la vida de Fanta Mbodj

      La formación de jóvenes y mujeres es uno de los pilares de la Cooperación Española en Senegal

      ​​​​​​

       


      Con 25 años, Fanta Mbodj (Saint Louis, Senegal, 1983) había dejado los estudios antes de terminar la secundaria y no trabajaba. Era una nini. Quería dedicarse a la ganadería. "Pero no tenía medios ni fondos", reconoce. Fue entonces cuando escuchó un anuncio en la radio que la sacó del atolladero. El locutor informaba sobre una oferta de formación gratuita para aprender diferentes oficios en unas nuevas escuelas que la cooperación española había abierto en su ciudad. No dudó y fue a matricularse. Escogió el curso de producción agrícola.

      Mbodj se convirtió así en una de las primeras alumnas de las escuelas taller de Saint Louis que la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo (Aecid) había puesto en marcha un año antes, en 2007, con una dotación inicial de 1,5 millones de euros para la rehabilitación de los centros en la ciudad. En 2008, cuando la joven senegalesa comenzó la formación de dos años, se completó la financiación con algo más 1,2 millones para el funcionamiento del programa del que se beneficiaron 330 alumnos.

      Una década después, la inversión muestra sus frutos. Mbodj es un ejemplo. Tras un breve período de prácticas en la empresa agrícola Societé de Cultures Légumières (SCL), una vez finalizados los estudios, la joven se buscó la vida y encontró trabajo cuidando los espacios verdes de una de las universidades de la ciudad. Pronto la llamaron de la SCL que cultiva y exporta a Europa maíz dulce, judía verde, calabacín y cebollas, entre otras hortalizas. En 2011, se unió a la compañía. "Empecé haciendo observaciones de las enfermedades destructoras", rememora en un receso de su jornada bajo un sol aplastante.​

      La educación es tan importante para el desarrollo de las personas y las sociedades que uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible está dedicado a ella. El ODS 4 llama no solo a conseguir que todos los niños y niñas terminen la enseñanza primaria y secundaria, y que esta sea de calidad; sino que además impele a "aumentar considerablemente el número de jóvenes y adultos que tienen las competencias necesarias, en particular técnicas y profesionales, para acceder al empleo, el trabajo decente y el emprendimiento". 

      Alineada con la consecución de los ODS, la cooperación española ha apostado por el modelo de escuelas taller, dirigidas especialmente a jóvenes y mujeres. En la última década ha destinado casi cuatro millones de euros a proyectos educativos en Senegal. "Han beneficiado a mucha gente", apunta Belén Revelles, coordinadora en el país de la AECID.

      Lee el artículo completo

      ​Artículo Alejandra Agudo/El País. Planeta Futuro

      Compartir en Facebook Compartir en Twitter
  • Se abre en ventana nueva: enlace a Portal de la Transparencia
    Se abre en ventana nueva: enlace a Sede Electrónica - AECID