Rendición de Cuentas

​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Como instrumento público, el Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento está comprometido con la transparencia y la rendición de cuentas de sus resultados.

A diciembre de 2021, el Fondo cuenta con 32 programas activos. De ellos, 28 se encuentran en fase de ejecución (24 de ellos en la cartera bilateral y 4 en la multilateral) y otros cuatro programas están en fase de diseño, y se espera que comiencen su ejecución a lo largo del año 2022. Además, desde que comenzó la andadura del FCAS, 49 programas ya han finalizado completamente su ejecución

A lo largo de 2021, la evolución del presupuesto adjudicado alcanzó los 744 millones de euros, lo que supone un 93% respecto al total de las donaciones previstas. 

Los informes y evaluaciones finales de los programas concluidos y ejecutados hasta 2020 estiman en más de 4 millones las personas beneficiadas por el Fondo. De ellos, más de 3,6 millones de personas han tenido acceso a servicios nuevos o rehabilitados de agua potable y 1,3 millones a servicios de saneamiento. Al mismo tiempo, más de 900.000 personas tienen acceso a tratamiento de sus aguas residuales. 

Más allá de los impactos cuantitativos, es esencial señalar el trabajo realizado en el ámbito del fortalecimiento del sector, impulso a la buena gobernanza y el impacto en las políticas públicas de los respectivos países con los que se trabaja. 

Del mismo modo, el compromiso por los derechos humanos al agua y al saneamiento sigue siendo uno de los principios básicos del trabajo del Fondo del Agua. Así, en los últimos años se ha publicado un informe sobre Exigibilidad de los derechos humanos al agua y al saneamiento y una Lista de comprobación para el cumplimiento de los derechos humanos en proyectos de agua y saneamiento, y a lo largo de 2021 se ha trabajado en la puesta en marcha de la Herramienta para la incorporación de los derechos humanos al agua y al saneamiento en la gestión municipal.

El Fondo del Agua ha realizado un esfuerzo para el desarrollo comunitario y a favor de un tejido social que fortalezca la sostenibilidad de las intervenciones. Más de un millón y medio de personas han participado en campañas de sensibilización sobre higiene y gestión de los recursos hídricos.