AECID

Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y con el fin de analizar hábitos de navegación. Para más información sobre las cookies utilizadas consultar nuestra política de cookies.

  • FCAS: Qué es el fondo

    FCAS: Qué es el fondo

    • ​​​

      El compromiso del Fondo

      España aborda el acceso al agua y al saneamiento asumiendo que la realización de los Objetivos de Desarrollo Sostenible pasa por la plena realización de los derechos humanos. En este sentido, ha desempeñado un papel pionero en el reconocimiento de los derechos humanos al agua y al saneamiento, promoviéndolos junto con Alemania desde 2006, bajo el amparo de las Naciones Unidas. 

      Esta labor se vio recompensada el 28 de julio de 2010 con la aprobación por parte de la Asamblea General de la Resolución 64/292, en la que se reconoce que "el derecho humano al agua potable y el saneamiento es un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos". En 2015, Naciones Unidas, a iniciativa de España,  reconoce el derecho humano al saneamiento, como un derecho específico, con la idea de reforzar su importancia.

      En noviembre de 2007, durante la XVII Cumbre Iberoamericana, el Presidente del Gobierno de España anunció la creación del Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento (FCAS) destinado a América Latina y el Caribe.  Este Fondo materializa el compromiso de la Cooperación Española con los derechos humanos en este sector.


      Derechos humanos y Agenda 2030

      El reconocimiento de los derechos humanos al agua potable y al saneamiento constituye una de las prioridades de la política exterior española en materia de derechos humanos.

      El Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento para América Latina y el Caribe (FCAS) es uno de los instrumentos más potentes de España en este sentido, ya que se estableció con la finalidad de hacer efectivos los derechos humanos al agua y al saneamiento (DHAS), priorizando los países más frágiles y las poblaciones más vulnerables. Entre  sus principios inspiradores se reconocen los derechos como elementos que deben guiar sus intervenciones, promoviendo una gestión del agua sostenible, participativa y transparente, garantizando el acceso universal y evitando cualquier tipo de exclusión[1].

      ​Durante las primeras etapas de implementación, el FCAS centró su atención especialmente en algunos de los principios y categorías de los derechos humanos, como la ampliación de la cobertura de agua y saneamiento, la sostenibilidad de los sistemas o la disponibilidad y calidad de los recursos hídricos, aunque puede afirmarse que todavía existe un amplio margen para incorporar en la práctica del Fondo elementos que permitan avanzar en una integración más completa.​ 

  • Se abre en ventana nueva: enlace a Portal de la Transparencia
    Se abre en ventana nueva: enlace a Sede Electrónica - AECID