AECID

Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y con el fin de analizar hábitos de navegación. Para más información sobre las cookies utilizadas consultar nuestra política de cookies.

SUSPENSIÓN DE PLAZOS ADMINISTRATIVOS

De acuerdo con la disposición adicional tercera del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo,​ se suspenden los términos y plazos de la tramitación de los procedimientos de la AECID desde el 14 de marzo de 2020 y hasta que cese la vigencia del real decreto. En consecuencia, en la sede electrónica de la AECID, se cerrarán las aplicaciones informáticas asociadas a los procedimientos en curso.
​Se p​​ueden consultar al efecto: las Notas Informativas de Sede y ​Exterior (actualizada 22.05.2020)​ ​y Resolución de 8 de abril de 2020​.​

En virtud de la Resolución de 13 de mayo de 2020 de la AECID, se levanta la suspensión de los plazos de solicitud del Programa I.5 y Programa I.6 (solo para las solicitudes de renovación), de la Convocatoria de los Programas de Becas MAEC-AECID de Arte, Educación, Ciencia y Cultura, curso académico 2020-2021, de acuerdo con lo siguiente: Programa I.5, inicio del plazo el 14 de mayo de 2020, fin del plazo el 25 de mayo a las 14:00:00 del registro telemático de la AECID. Programa I.6 (solicitudes de renovación), inicio del plazo el 14 de mayo de 2020, fin del plazo el 29 de mayo de 2020 a las 14:00:00 del registro telemático de la AECID.​

A partir del 1 de junio de 2020 finaliza la suspensión de los plazos administrativos, de acuerdo con el artículo 9 del Real Decreto 537/2020, de 22 de mayo.

A partir del 4 de junio de 2020 finaliza la suspensión de los plazos de prescripción y caducidad de derechos y acciones, de acuerdo con el artículo 10 del Real Decreto 537/2020, de 22 de mayo.​​


  • FCAS: Noticias

    FCAS: Noticias

    • 10/05/2019 15:00
      -
       
      |
      Agua y Saneamiento

       Maureen Ballesteros: Es necesario que expliquemos los daños que producen no tener saneamiento

      Maurreen Ballesteros es especialista en gestión de recursos hídricos y recursos naturales en Costa Rica además de apoyar durante años la gestión de organizaciones sin ánimo de lucro. Ha sido también una de las profesionales más involucradas en la organización de la Conferencia sobre saneamiento Latinosan, que se realizó este mes de abril en su país. Charlamos con ella sobre los retos del saneamiento en la región y sobre la necesidad de aumentar los servicios de saneamiento y combatir la desigualdad.

      Maureen Ballesteros

      ​ P:¿Cómo convencer a los gobiernos de América Latina de que hay que trabajar en campañas de higiene y de promoción del derecho al saneamiento?

      R:La conferencia Latinosan es un esfuerzo que se hace a nivel de la región para ir levantando voluntades políticas. Recordemos que no solo es una conferencia técnica tiene un segmento político y las cosas suceden usualmente cuando las voluntades políticas se mueven.

      Lo dijo el presidente en su discurso inaugural, que todos tendríamos que convencer a los presidentes,  porque para mejorar el saneamiento  se necesitan inversiones. Pero también es necesaria la sensibilización.  Se necesaria un cambio de cultura en la más tierna infancia. Es un proceso que tenemos que ir creando y Latinosan sirve para esto. Un 30 % de los participantes son organizaciones comunales prestadoras de los servicios de agua potable y saneamiento en las partes rurales de Bolivia, de Honduras, de Paraguay, de Costa Rica, de Panamá, de toda la región latinoamericana.

      ​P:¿El saneamiento es un reto para las zonas rurales?

      R: Las organizaciones comunitarias han realizado una enorme tarea para dar agua potable, pero han dejado de lado el manejo de las aguas residuales. Es necesario reforzar la parte rural, que es donde tenemos las grandes brechas. Hay que avanzar en que la prestación comunal de los servicios que no se limite a agua sino que empecemos a trabajar en letrinas, si tenemos defecación al cielo abierto. Y luego trasladar la letrina hacia un saneamiento básico e ir evolucionando poco a poco hasta lograr sistemas adecuados para cada área geográfica.

      P:¿Qué frenos ha habido hasta ahora para que algunas organizaciones comunitarias no hayan gestionado saneamiento?

      R: Su prioridad estuvo siempre en dar agua. Y yo creo que como seres humanos esa es nuestra necesidad primaria. En el saneamiento es necesario que expliquemos los daños que produce no tenerlo  y aumentar la sensibilización. Es prioritario explicar que es un servicio y que debe pagarse.

      ​P:¿Y cuál es la brecha?

      R:La brecha se produce porque las inversiones se han concentrado mucho en las ciudades. Y con tarifas básicamente que muchas veces no cubren ni los costos es imposible empezar a trabajar el saneamiento.  Si te vas a la parte más lejana del altiplano de Perú o de Bolivia, donde el servicio lo proporciona una pequeña organización comunal,  los restos son enormes. Son sistemas aislados, donde la economía escala es cero. Y entonces las inversiones se hacen más costosas.

      ​P: Otro de los retos de la desigualdad es el acceso que existe entre la gestión del agua entre hombres y mujeres ¿Cómo está evolucionando en América Latina la participación de la mujer en la gestión comunitaria del agua?

      R: Yo creo que sí participa. Las mujeres son los principales agentes de cambio en una comunidad ya que educan a su núcleo. En cualquier parte de nuestra región se ve que las mujeres son las primeras que luchan por tener acceso al agua el mayor número de días, porque eso va ligado a la salud de su familia, a la facilidad de sus tareas, etc. Lo que pasa es que a veces se ha  invisibilizado su participación.

      ​P:Pero si una mira la composición de las Juntas de Agua,  ¡están compuestas la mayoría por hombres!

      R: Sí, está claro. Pero en muchos casos son ellas las que han luchado por armar la Junta de Agua y por generar esa demanda.  A veces este tema está ligado a quién es el jefe familia y resulta que el jefe de familia es el que va a la Junta, porque el servicio está nombre de él y ahí es donde cometemos el error. Pero por lo menos en Costa Rica una gran participación de la administración de las ASADAS (juntas de agua) es de las mujeres.

      Con inconvenientes. Por ejemplo a un congreso de esta naturaleza  ellas no pueden  desplazarse durante tres días porque significa dejar los hijos o dejar la casa y a veces se les complica mucho más. Pero yo veo muy empoderadas a las mujeres cada día me siento más orgullosa de las habilidades que van generando. Aunque quede mucho camino por andar.

  • Se abre en ventana nueva: enlace a Portal de la Transparencia
    Se abre en ventana nueva: enlace a Sede Electrónica - AECID