ONGD

La Agencia Española de Cooperación gestiona fondos públicos que destina a la cooperación para el desarrollo a través de distintos actores, entre los que se encuentran muy especialmente las ONG de Desarrollo (ONGD) que son organizaciones privadas, sin ánimo de lucro que tiene entre sus fines la cooperación internacional para el desarrollo. 

A través de las ONGD se canaliza, entre otros, el 20% de la cuota del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas que los ciudadanos deciden libremente asignar a otros fines de interés social. En 2013 la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo destinó 118 millones de euros de sus presupuestos al respaldo de iniciativas de ONGD. La información sobre todas las subvenciones concedidas por la Agencia a ONGDs es pública, el reparto de estos fondos se hace en base a la concurrencia competitiva.

A día de hoy el sector de las ONGD en España se caracteriza por su pluralidad, hay más de 2000 organizaciones en el Registro de ONGD de la AECID que trabajan en más de 100 países, con una base social de más de dos millones y medio de personas (fuente Coordinadora de ONGD de España). 

Hay ONGD Españolas que solo trabajan en los países en desarrollo, y otras tienen además importantes iniciativas de sensibilización de la sociedad española sobre el desarrollo o realizan también actuaciones de acción social en España. Pero además de ser ejecutoras de proyectos, las ONGDs, son interlocutoras de la administración para el diseño y seguimiento de la política española de cooperación. 

¿Qué iniciativas desarrollan las ONGD Españolas con fondos de la Agencia Española de Cooperación?

Lo cierto es que la AECID da apoyo a las ONGDs en todos los países y sectores en los que opera: defensa de los derechos humanos – incluido el acceso a la educación, al agua o a la salud-, fortalecimiento de la democracia, crecimiento inclusivo y la asistencia a países afectados por emergencias. Seguramente su principal valor añadido es llegar a donde otros no llegan, a fortalecer a las organizaciones de la sociedad civil de los países socios. En realidad el modo más frecuente de ejecución de proyectos de las ONGDs es en estrecha colaboración con organizaciones locales, normalmente privadas y no lucrativas, pero también trabajan con administraciones públicas del país en desarrollo. 

De entre el total de las ONGD españolas, la Agencia española concentra la financiación en 47 de ellas, las llamadas “ONGDs calificadas”, que han pasado un proceso de acreditación que certifica su experiencia y capacidad. En cualquier caso la labor de las ONGDs españolas, es posible, no solo por la financiación de la Agencia Española y de otras administraciones, sino por el respaldo de socios, voluntarios y por la profesionalidad de sus cooperantes.