AECID

Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y con el fin de analizar hábitos de navegación. Para más información sobre las cookies utilizadas consultar nuestra política de cookies.

  • Press Room

    Press Room

    • 6/30/2020 7:00 PM
      -
       
      |
      Género

      Se presenta el Informe sobre el Estado de la Población Mundial 2020

      - El Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) publica los resultados de su informe 2020, centrado en la mutilación genital femenina, el matrimonio infantil y la preferencia por el hijo varón

      - Solo durante este año, 4,1 millones de niñas sufrirán una mutilación genital femenina. Hoy mismo, 33.000 niñas menores de 18 años se verán obligadas a casarse. Además, en algunos países, la preferencia desaforada por los hijos varones ha promovido la selección del sexo con sesgo de género o casos de desamparo extremo que han desembocado en la muerte de las niñas. El resultado: 140 millones de mujeres “desaparecidas”

      Hoy se ha presentado el Informe sobre el Estado de la Población Mundial 2020, publicado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), organismo de las Naciones Unidas encargado de la salud sexual y reproductiva. La presentación ha sido organizada por la Federación de Planificación Familiar Estatal (FPFE) en colaboración con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

      En esta edición, que lleva por título "CONTRA MI VOLUNTAD. Desafiar las prácticas que perjudican a las mujeres y las niñas e impiden la igualdad", el informe se centra en tres prácticas profundamente dañinas para niñas y mujeres que, a pesar ser denunciadas casi universalmente como violaciones de los derechos humanos, "siguen siendo obstinadamente generalizadas": la mutilación genital femenina, el matrimonio infantil y la preferencia hacia los hijos varones (selección de sexo). Para el organismo de Naciones Unidas, a pesar de sus especificidades, "las tres hunden sus raíces en la desigualdad de género y en el deseo de controlar la sexualidad y la reproducción femenina".

      La presentación del informe ha corrido a cargo de Jaime Nadal Roig, representante de UNFPA en Ucrania y con una extensa trayectoria de trabajo en el organismo en diversos países, acompañado por la Secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Ángeles Moreno Bau; el médico, sexólogo y presidente de la FPFE, Guillermo González Antón; y la defensora de derechos humanos y activista contra la mutilación genital femenina Asha Ismail.

      Durante su intervención, Ángeles Moreno Bau ha agradecido a UNFPA, socio estratégico de la Cooperación Española, que haya puesto la mirada en un punto clave para la Agenda de Desarrollo, como son las prácticas nocivas a las que cada día se ven sometidas cientos de miles de mujeres y niñas de todo el mundo con el consentimiento de sus comunidades, reforzando los estereotipos y las desigualdades de género.

      Ángeles Moreno ha recordado el compromiso de la Cooperación Española y en concreto de la Agencia Española para la Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) con UNFPA, a quien ha reconocido como un "socio estratégico". Un compromiso que se refleja en la aportación de casi 100 millones de euros en los últimos diez años para la puesta en marcha y desarrollo de diversos programas. Ángeles Moreno ha anunciado, además, la firma de un nuevo marco de asociación estratégica con el organismo multilateral, impedida por la pandemia por COVID-19, y ha destacado la importancia de la posición española en el Foro Generación Igualdad y de la prioridad a la igualdad de género como un elemento transversal de la respuesta global de la cooperación española a la pandemia por COVID-19. Asimismo, ha anunciado que el Gobierno español está impulsando una resolución en Naciones Unidas de apoyo a las mujeres, que incluye la petición de que los servicios dirigidos a ellas "sean declarados esenciales".

      Por su parte, el representante de UNFPA, Jaime Nadal Roig, ha resaltado que el informe no es neutral: se pone en el lugar de las mujeres y las niñas, porque hay que erradicar las prácticas nocivas que tienen gravísimas consecuencias para millones de ellas en todo el mundo, a pesar de que las legislaciones y múltiples programas ya las condenan. Ha recordado, además, que la pandemia mundial por COVID-19 agrava aún más la situación y pone en peligro "los avances -aún insuficientes- contra las prácticas nocivas". Por eso, ha recalcado, "a 10 años de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, este es el momento de redoblar los esfuerzos para garantizar que se mantengan y aceleren los logros en materia de salud sexual y reproductiva, agencia y empoderamiento de las mujeres, igualdad de género y lucha contra la violencia basada en género, todos ellos fundamentales para el desarrollo y el pleno ejercicio de los derechos humanos, sin dejar a nadie atrás". Para Jaime Nadal, la única forma de garantizar el pleno ejercicio de sus derechos pasa por tres aspectos fundamentales: respetar, transformando prácticas y actitudes que las despojan de su humanidad; proteger a través de legislación contra prácticas nocivas y su efectiva aplicación; y cumplir en virtud de los tratados internacionales que exigen el fin de la mutilación genital y del matrimonio infantil.

      Por su parte, el presidente de la FPFE, Guillermo González Antón, ha destacado el compromiso manifestado a finales del año pasado por diversos gobiernos europeos, entre ellos España, de seguir invirtiendo en la salud sexual y reproductiva en la cooperación para el desarrollo. Guillermo González se ha felicitado por el incremento de la financiación española para la salud sexual y reproductiva / planificación familiar, y ha pedido que la pandemia por COVID-19 no signifique un retroceso que se sume al aumento de la oposición a la salud y los derechos sexuales y reproductivos en Europa: "Hoy nos encontramos en un momento crítico de la historia con una nueva retórica populista de miedo, egoísmos nacionales y conservadurismo", ha advertido. El presidente de la FPFE llama a los Estados, gobiernos y comunidad internacional a "asegurar que la respuesta al COVID-19 no consolide normas de género perjudiciales, prácticas discriminatorias ni desigualdades, y por tanto a garantizar la prevención, protección y sanción de la violencia sexual y de género en todos los escenarios, incluso en el contexto de la actual crisis".

      Para finalizar, la defensora de derechos humanos y activista contra la mutilación genital femenina Asha Ismail, ha intervenido desde su realidad de mujer mutilada y su trabajo para la erradicación de la mutilación genital femenina que, ha resaltado, tiene que ser abordada tanto en los países donde se realiza con mayor frecuencia como en el resto de países, con apoyo a las organizaciones sociales tanto aquí como en terreno. En su opinión, además de las medidas concretas para su erradicación, es necesario que se escuche a las mujeres: "Me di cuenta de que las mujeres de mi entorno necesitaban hablar. Estaban cansadas de esa situación, no la querían. Pero como nadie había hablado, no sabían dónde apoyarse y conseguir ayuda".


       

      HACER FRENTE A LAS PRÁCTICAS NOCIVAS, UNA CRISIS SILENCIOSA Y ENDÉMICA

      El informe UNFPA 2020 llega en un momento crucial: 25 años después de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer de Beijing y 20 años después de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de la ONU sobre mujeres, paz y seguridad, en el marco de la cuenta atrás para cumplir juntos con las promesas de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

      En él, UNFPA hace balance de lo logrado y lo que queda por hacer para acabar con estas prácticas nocivas, mostrando la creciente oposición a ellas en todo el mundo y señalando los caminos para su erradicación: apunta hacia las leyes, pero pide ir más allá y dirige también sus recomendaciones hacia la participación de las comunidades, el cambio de las normas sociales, la responsabilidad de los gobiernos o el aumento de las inversiones. Además, incluye datos comparativos por países sobre población, salud materna y neonatal, educación, planificación familiar, fecundidad o esperanza de vida entre otros indicadores.


       

      LA AECID, MÁS DE DIEZ AÑOS COLABORANDO CON EL FNUAP EN LA ERRADICACIÓN DE PRÁCTICAS NOCIVAS CONTRA LAS MUJERES Y LAS NIÑAS

       

        Campo de refugiados de Tabarey Barey, Níger © Miguel Lizana

      Las soluciones más efectivas a las prácticas dañinas en las que se centra el Informe de Estado de la Población Mundial 2020 del FNUAP, pasan por asegurar la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas. Como ha recordado Ángeles Moreno Bau, en esta tarea la AECID ha estado fuertemente comprometida en su colaboración con FNUAP, un compromiso que se refleja en la aportación de casi 100 millones de euros en los últimos diez años para la puesta en marcha y desarrollo de diversos programas.

      Entre ellos, la Secretaria de Estado ha destacado los destinados a apoyar servicios esenciales para víctimas de la violencia de género; los programas de abastecimiento de suministros de salud sexual y reproductiva; los destinados a implementar políticas de inclusivas y de prevención de la violencia sexual para poblaciones en situación de vulnerabilidad, con énfasis en el ámbito de la discapacidad; y, más específicamente, el Programa de Erradicación de la Mutilación Genital Femenina (MGF), financiado por AECID desde el año 2013 con una aportación total de 1.400.000 €

      El objetivo de este Programa, actualmente en ejecución, es concienciar sobre el daño causado por la MGF y empoderar a las comunidades, mujeres y niñas para que decidan abandonar una práctica que actualmente, según el Informe UNFPA, afecta a 200 millones de mujeres y niñas. Con el fin de generar el apoyo necesario para su erradicación, se trabaja estrechamente con organizaciones de la sociedad civil en el ámbito educativo y con líderes religiosos y tradicionales. Asimismo, el FNUAP colabora con medios de comunicación para fomentar el diálogo en torno a esta práctica y cambiar la imagen de las niñas que no se han sometido a ella. Además de este programa, desde 2009 se han apoyado otras iniciativas ya finalizadas con objetivos análogos en el ámbito multilateral, principalmente centradas en países como Níger y Mauritania.

      También en el ámbito bilateral la AECID viene desarrollando diversos programas destinados a la erradicación de la MGF y otras prácticas nocivas, entre los que cabe destacar el Programa Masar en Egipto. Desde su lanzamiento, en el año 2012, uno de los ejes de este Programa ha sido el apoyo a iniciativas de la sociedad civil en la lucha contra la MGF, destacando por su simbolismo la ayuda concedida a una coalición de ONG y a Tadamon, y otras a favor de la prevención del matrimonio precoz. Por su parte, en Etiopía, país en que la prevalencia de la ablación afecta a 9 de cada 10 mujeres, la Cooperación Española invierte actualmente cerca de 1.000.000 € en la eliminación de la MGF, alineándose con la Hoja de Ruta establecida en el país africano para alcanzar el objetivo de haber puesto fin a esta lacra en el año 2025. A estas intervenciones se suman otras como el acompañamiento al Ministerio de la Población, de la Mujer y de la Infancia en la implementación del Plan Nacional de Lucha contra la Escisión/Mutilación Genital Femenina (MGF) en Mali; el apoyo al programa de Prevención del matrimonio infantil en Gaza-AISHA, Palestina; o al Proyecto de Fortalecimiento de las capacidades de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Assane Seck de Ziguinchor para acabar con la ablación en las mujeres de la región de Casamance en Senegal.

       

       

  • Opens in new window: link to Portal de la Transparencia
    Opens in new window: link to Sede Electrónica - AECID