AECID

Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y con el fin de analizar hábitos de navegación. Para más información sobre las cookies utilizadas consultar nuestra política de cookies.

  • Press Room

    Press Room

    • 1/13/2016 10:00 AM
      -
      Filipinas
      |
      Medio Ambiente y cambio Climático

      Una expedición científica hispano-filipina estudiará el volcán Taal para prevenir futuras catástrofes naturales derivadas de la actividad volcánica

      El volcán Taal, en Filipinas, ha sido designado por las Naciones Unidas como uno de los volcanes de la Década con la finalidad de promover estudios destinados la prevención de futuros desastres naturales relacionados con el fenómeno volcánico

      Volcán Taal en Filipinas

      El volcán Taal se encuentra a unos 50 kilómetros de Manila, capital de Filipinas, y ha entrado en erupción violentamente en diversas ocasiones

      Científicos del Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER) del Cabildo Insular de Tenerife viajarán este viernes a Filipinas para materializar una expedición científica que tiene por objeto fortalecer el programa de vigilancia del volcán Taal. Los trabajos de esta expedición científica se desarrollarán en colaboración con científicos de la Universidad Nacional de Filipinas en Diliman, gracias a un proyecto financiado por la Cooperación Española a través de la Agencia Española de Cooperación (AECID).

      Durante esta nueva expedición científica del grupo volcanológico del ITER a Filipinas se instalará una estación geoquímica permanente para el registro en modo continuo del flujo difuso de dióxido de carbono (CO2) en el volcán Taal, a raíz de una solicitud realizada por el Instituto Filipino de Volcanología y Sismología (PHIVOLCS) a la AECID y al ITER.

      Esta solicitud nació tras los buenos resultados obtenidos por el programa de monitorización geoquímica sobre la emisión difusa de dióxido de carbono (CO2) en la laguna cratérica del volcán Taal, desarrollado por el equipo científico ITER-PHIVOLCS con una periodicidad trimestral, gracias a un proyecto anterior co-financiado asimismo por la AECID. Este programa fue de una gran utilidad para elevar el nivel de alerta volcánica en el Taal en el 2011 al registrarse en su laguna cratérica un incremento muy significativo de la emisión difusa dióxido de carbono (CO2) de aproximadamente 500 a 4.700 toneladas diarias.

      Con este nuevo proyecto los científicos del ITER y de la Universidad Nacional de Filipinas pretenden fortalecer el programa geoquímico para la vigilancia del volcán Taal dado que a partir de ahora se podrá contar no sólo con una monitorización de la emisión difusa de dióxido de carbono (CO2) por la laguna cratérica del volcán Taal, a través de campañas periódicas de observación científica, sino además con una monitorización en modo continuo del flujo difuso de dióxido de carbono (CO2) en el volcán Taal, a través de la estación geoquímica permanente que se tiene previsto instalar.

      El volcán Taal se encuentra a unos 50 kilómetros de Manila, capital de Filipinas, y ha entrado en erupción violentamente en diversas ocasiones causando la pérdida de vidas humanas y destrozos materiales. Debido a su proximidad a áreas pobladas y a su historia eruptiva, el Taal fue designado por las Naciones Unidas y la Asociación Internacional de Volcanología y Química del Interior de la Tierra (IAVCEI) como uno de los volcanes de la Década con la finalidad de promover estudios destinados la prevención de futuros desastres naturales relacionados con el fenómeno volcánico.

      Además de los trabajos que se tienen previstos desarrollar en el volcán Taal, los científicos del ITER y de la Universidad Nacional de Filipinas realizarán trabajos científicos en el volcán Pinatubo. La erupción más reciente del Pinatubo ocurrió en junio de 1991, después de 500 años de no registrar actividad eruptiva, y fue una de las erupciones más grandes y violentas del siglo XX. Los efectos de la erupción se sintieron en todo el mundo. Envió grandes cantidades de gases hacia la estratósfera, más que cualquier otra erupción desde la de Krakatoa en 1883.

  • Opens in new window: link to Portal de la Transparencia
    Opens in new window: link to Sede Electrónica - AECID