AECID

Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y con el fin de analizar hábitos de navegación. Para más información sobre las cookies utilizadas consultar nuestra política de cookies.

SUSPENSIÓN DE PLAZOS ADMINISTRATIVOS

De acuerdo con la disposición adicional tercera del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo,​ se suspenden los términos y plazos de la tramitación de los procedimientos de la AECID desde el 14 de marzo de 2020 y hasta que cese la vigencia del real decreto. En consecuencia, en la sede electrónica de la AECID, se cerrarán las aplicaciones informáticas asociadas a los procedimientos en curso.
​Se p​​ueden consultar al efecto: las Notas Informativas de Sede y ​Exterior (actualizada 22.05.2020)​ ​y Resolución de 8 de abril de 2020​.​

En virtud de la Resolución de 13 de mayo de 2020 de la AECID, se levanta la suspensión de los plazos de solicitud del Programa I.5 y Programa I.6 (solo para las solicitudes de renovación), de la Convocatoria de los Programas de Becas MAEC-AECID de Arte, Educación, Ciencia y Cultura, curso académico 2020-2021, de acuerdo con lo siguiente: Programa I.5, inicio del plazo el 14 de mayo de 2020, fin del plazo el 25 de mayo a las 14:00:00 del registro telemático de la AECID. Programa I.6 (solicitudes de renovación), inicio del plazo el 14 de mayo de 2020, fin del plazo el 29 de mayo de 2020 a las 14:00:00 del registro telemático de la AECID.​

A partir del 1 de junio de 2020 finaliza la suspensión de los plazos administrativos, de acuerdo con el artículo 9 del Real Decreto 537/2020, de 22 de mayo.

A partir del 4 de junio de 2020 finaliza la suspensión de los plazos de prescripción y caducidad de derechos y acciones, de acuerdo con el artículo 10 del Real Decreto 537/2020, de 22 de mayo.​​


  • Press Room

    Press Room

    • 2/25/2019 10:00 AM
      -
      Honduras
      |
      Agua y Saneamiento

      Noé, o la inteligencia del agua en Honduras

      Se acabó defecar al aire libre en Planes de la Brea. El nuevo programa de saneamiento ha hecho de este municipio un lugar más limpio y ha dado trabajo a los lugareños

      ​​​​​​

       


      Montañas de Honduras. Bruma. Noé Raimundo, 37 años, lleva una gorra al estilo de Estados Unidos. Nunca aprendió a leer y a escribir, pero en Planes de la Brea, una comunidad de apenas 300 personas, a unos 400km al norte de Tegucigalpa, es considerado un héroe: opera él solo, y con mucho orgullo, la planta de tratamiento de aguas residuales que está mejorando la salud y la calidad de vida de su municipio. 

       «Durante la capacitación […] el ingeniero me dijo que todo operador de plantas debería de saber leer y escribir bien –explica Noé–. Y yo le dije: `Pues yo no puedo, mejor me voy, estoy de más aquí". Pero él me replicó: "Deberás estar aquí porque eres inteligente'. Me quedé y ya aprendí como es el manejo de la planta de aguas residuales. Ahora estoy capacitado para dar formación a cualquier persona». 

      Como recordaba la ONG ONGAWA, el saneamiento delata una crisis oculta: «Solo cuatro de cada diez personas en el mundo disfrutan de acceso a un saneamiento gestionado de forma segura». En la zona rural el disfrute a este derecho humano se circunscribe al 14% de la población. 

      "En Honduras, a pesar de existir unas cifras globales de acceso a agua superior al 80% y de saneamiento al 60% hay limitaciones: en algunos casos el agua llega cada 10 días. De igual forma, el saneamiento no implica, en la mayoría de los casos, el tratamiento del agua, que termina finalmente en los arroyos, con la consiguiente contaminación del medio ambiente", explica Manuel Blázquez, Responsable de Programa de la Cooperación Española en el país.

       

      El componente social 

      En Planes de la Brea la población sufría la falta de saneamiento. Practicaba la defecación al aire libre y, aunque en algunos casos se utilizaban letrinas, hace tiempo que quedaron desbordadas por el uso, con lo que el suelo se contaminó y se produjeron casos de diarrea y enfermedades hídricas. La comunidad contaba con servicio de agua potable, pero en verano este bien escaseaba. 

      La situación está mejorando tras finalizar el programa de agua y saneamiento que la Agencia Española de Cooperación (AECID) promueve junto con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Planes de la Brea, y que financia a través de donaciones el Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento de España. La construcción del sistema de agua potable y de alcantarillado ha beneficiado a 200 familias, y ya está en funcionamiento una planta de tratamiento de aguas residuales que cuenta con un reactor anaerobio de flujo ascendente para eliminar las bacterias a través de procesos biológicos, sin gasto de energía. 

      La intervención no solo ha incluido la infraestructura, sino que cuenta con un componente social que ha implementado la ONG Agua para Todos a través de un seguimiento domiciliar orientado a mejorar el consumo del agua en casa, la separación de residuos, el uso de los baños o a dar a conocer las formas de evitar la contaminación hídrica. Con el tiempo que ahorran en las tareas del agua, se están creando pequeñas empresas de costura y comida que contribuyen al futuro de la comunidad.

       

      La innovación también suma 

      El de Planes de la Brea es uno de los 89 proyectos implementados por los programas que la Cooperación Española impulsa junto con el BID. Dicho programa abarca 18 departamentos de Honduras –especialmente los situados en las zonas más áridas– e incluye tanques de agua, letrinas, alcantarillado, campañas de higiene, formación y cinco plantas de tratamiento de aguas residuales. En algunos de los casos, se ha recurrido a innovaciones tecnológicas, como el bombeo del agua con energía fotovoltaica, y a intervenciones de saneamiento condominial, que abaratan los costes. 

      La incorporación de la energía fotovoltaica a este tipo de proyectos fue, de hecho, una de las iniciativas iberoamericanas destacadas por su innovación tecnológica en el último Foro Mundial del Agua celebrado en Brasilia en 2018 

      Pero, más allá de las cifras, lo que cuenta es su impacto en la vida de los protagonistas: «Como beneficiario y operador –termina Noé–, me siento satisfecho y sé que es un gran trabajo el que se ha hecho y quisiera, de todo corazón, que los demás que no lo tienen algún día pudieran tenerlo». ​

  • Opens in new window: link to Portal de la Transparencia
    Opens in new window: link to Sede Electrónica - AECID