AECID

Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y con el fin de analizar hábitos de navegación. Para más información sobre las cookies utilizadas consultar nuestra política de cookies.

  • Sala de Prensa

    Sala de Prensa

    • 29/11/2019 10:00
      -
      Egipto
      |
      Género

      “Un vestido blanco no es un juguete”. El matrimonio infantil no es un juego de niños

      La Cooperación Española y la sociedad civil egipcia colaboran para poner fin al matrimonio infantil en Egipto.

      "Un pariente mío se casó joven (17 años) con una niña de 15 años. Se divorciaron después de tres meses. Ahora, después de este seminario, estoy convencido de que la razón principal del divorcio fue que eran niños".  Testimonio de uno de los participantes de las formaciones.​

      sohag

      La violencia contra las mujeres y las niñas traspasa las fronteras culturales y nacionales, y permea a todas las clases sociales. Ocurre tanto en espacios públicos como privados, adoptando diferentes formas: violencia física, sexual, psicológica o económica.

      La comunidad internacional ha recogido en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) la consecución de la igualdad de género en 2030. Para ello, los ODS buscan erradicar toda forma de discriminación y violencia contra las mujeres y las niñas, y de forma particular, eliminar todas las prácticas nocivas, como el matrimonio infantil, precoz y forzado y la mutilación genital femenina (objetivo 5.3).

      A pesar de que Egipto copatrocinó la resolución del Consejo de Derechos Humanos de 2013 sobre infancia y matrimonio precoz y forzado, este sigue siendo una realidad en el país. Según datos de UNICEF[1], en Egipto, el 2% de las mujeres contraen matrimonio antes de los 15 años, y hasta un 17% antes de los 18. Estas tasas de prevalencia están relacionadas con un débil acceso a oportunidades educativas y otros recursos, particularmente en las zonas rurales; pero también con la persistencia de prácticas tradicionales perniciosas para la mujer

      El matrimonio precoz es un problema multidimensional: por una parte, condiciona las oportunidades educativas, sociales y laborales de las mujeres, ya que se asocia a un menor logro educativo; por otra, comparta riesgos para su salud, pues la mujer se enfrenta a maternidades tempranas. En última instancia los matrimonios tempranos son uno de los principales motivos del crecimiento poblacional, desafío fundamental de Egipto hasta el 2030.

      La Cooperación Española en Egipto ha hecho de la erradicación de todo tipo de violencia contra las mujeres uno de sus principales pilares de intervención, incluyendo la lucha contra el matrimonio infantil. Con este objetivo, se están ejecutando varios proyectos con organizaciones de la sociedad civil, actor y socio indispensable, centradas en la movilización de la comunidad contra dichas prácticas.

      Entre ellas cabe destacar el proyecto de la organización Tadwein, que trabaja para sensibilizar a los progenitores de niñas vulnerables y a los líderes locales sobre este asunto. Por otra parte, la organización New Woman Foundation ha lanzado recientemente la campaña "Un vestido blanco no es un juguete" que combina las actividades de concienciación con el apoyo a las víctimas del matrimonio precoz.

      El compromiso de la Cooperación Española en Egipto con el sector género le ha llevado a co-liderar el ejercicio de programación conjunta de la UE en esta materia; y continuará en el futuro con los proyectos planificados en el marco del Programa Masar Género.


      [1] UNICEF State of the World's Children, 2017

      Compartir en Facebook Compartir en Twitter
  • Se abre en ventana nueva: enlace a Portal de la Transparencia
    Se abre en ventana nueva: enlace a Sede Electrónica - AECID