AECID

Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y con el fin de analizar hábitos de navegación. Para más información sobre las cookies utilizadas consultar nuestra política de cookies.

  • Sala de Prensa

    Sala de Prensa

    • 22/11/2017 10:00
      -
      Nicaragua
      |
      Agua y Saneamiento

      Nicaragua: una alianza por el agua transforma Chontales

      A pesar de ser un lugar muy frondoso, Santo Tomás de Chontales (Nicaragua) es un desierto verde. Desde hace más de 40 años, sus habitantes sufren la escasez de agua y la vida cotidiana gira en torno a este recurso básico, que en época seca llega al grifo una vez al mes. Las aguas residuales se vierten a las calles o en fosas sépticas que contaminan pozos y acuíferos. Pero esta situación está a punto de cambiar gracias al sistema de agua potable y alcantarillado que impulsa el gobierno de Nicaragua con apoyo de la Cooperación Española. El éxito de programa está en la unión de diversos financiadores para promover el derecho al agua y al saneamiento en la región. Los sueños comienzan a brotar en Chontales con la llegada del agua

      Chontales

      ​​​​​​​

      Santo Tomás de Chontales. 16:00 h. Rosa Daniela Chavarría (41 años) pone un cuenco de agua con azúcar en el patio trasero de su casa, para que el colibrí vuelva todas las tardes a visitarla. Es un gran esfuerzo, porque el agua escasea.

      La carencia es mucho más visible cuando entras en las casas y encuentras los patios llenos de bidones, botellas, baldes, cubos o botellas de plástico. En el campo, en temporada seca el agua llega al grifo una vez al mes, lo que complica la vida diaria de los 16.500 habitantes para cocinar, fregar, lavarse o beber. A veces supone estar alerta de madrugada frente a la cañería, porque puede que tarde semanas en volver. Las alternativas son comprarla -algo complicado para las familias más pobres- o acudir a los pozos que no dan abasto para toda la población. Si todo esto falla, toca recorrer muchos kilómetros hasta el río para poder lavar o llevar al hogar el preciado líquido.

      La gestión de las aguas residuales también es un quebradero de cabeza, ya que contamina el medio ambiente y provoca enfermedades y mal olor, en una ciudad con gran potencial turístico.

      ​Nicaragua está haciendo un fuerte esfuerzo por el desarrollo del país. El cambio es visible en las infraestructuras públicas, en las calles asfaltadas o en los postes de electricidad, que están presentes hasta el rincón más alejado. En lo que respecta al agua y saneamiento, el gobierno se ha propuesto que en los próximos años el 77% de la población tenga acceso a agua potable las 24 h y un 41% pueda conectarse a la red de alcantarillado. Según el programa de monitoreo conjunto (JMP) de Naciones Unidas, la cifra de acceso a agua segura es del 60% y el alcantarillado no llega a más del 20% de la población,

      Los esfuerzos se canalizan a través del Programa Integral Sectorial de Agua y Saneamiento Humano (PISASH), implementado por la empresa estatal de aguas de Nicaragua- ENACAL- con el objetivo de mejorar la provisión de agua y saneamiento en 19 ciudades y generar un nuevo escenario donde los sistemas sean gestionados con calidad, eficiencia y de manera sostenible. Cuenta con un aporte de 259 millones de euros de varios financiadores entre los que se encuentra la Cooperación Española, la Unión Europa a través del mecanismo LAIF, el Banco Centroamericano de Integración Económica, el Banco Europeo de Inversión, el Banco Interamericano de Desarrollo, la Cooperación Alemana y fondos del Gobierno de Nicaragua.

      Impactos

      En Chontales, las obras de agua y alcantarillado están a punto de terminar y ya se ha inaugurado parte del sistema de agua y saneamiento. Incluyen una nueva captación de agua en el Río Mico que llevará agua a 3.142 nuevas familias, las canalizaciones hasta una planta de potabilización y un tanque de acero vitrificado de 1.500 m3, que luego distribuye el líquido a la ciudad. También alcantarillado sanitario y la construcción de una planta de tratamiento de aguas residuales que está previsto terminarse en el primer semestre de 2018. La conexión a la red y la instalación de los baños corren a cargo de las familias.

      En total, doce barrios tendrán acceso a agua potable y ocho a alcantarillado, según el diagnóstico realizado por los promotores sociales de ENACAL.




      El trabajo con los vecinos y vecinas está siendo positivo, porque se ha tejido una red entre empresas constructoras, gobierno local, líderes comunitarios y protagonistas; no les gusta que les llamen beneficiarios porque son actores clave de este proceso de desarrollo.

      Costó un poco al principio, porque la población estaba cansada de tantos proyectos fallidos, pero hoy en día la mayor parte está satisfecha cuando ven las tuberías instaladas, la planta de tratamiento de agua potable y la toma de agua del Río Mico en marcha.

      El trabajo de los promotores sociales de ENACAL, es parte del éxito del programa. Conocen cada casa, cada pozo, y cada necesidad, tras meses de visitas domiciliares, de asambleas en los barrios y de campañas de sensibilización sobre higiene, uso racional del agua y mantenimiento de los baños y tuberías.

      Saneamiento condominial

      En el caso del proyecto de Santo Tomás, la labor ha sido mucho más compleja, ya que se ha instalado alcantarillado condominial, un tipo de obra en que los propietarios consienten la construcción de canalizaciones y registros en sus parcelas o patios, lo que permite ahorros de un 40% en infraestructura. Requiere mayor colaboración social, ya que supone un paso por los patios o aceras de los habitantes. Y ha hecho que se necesite poner de acuerdo a los vecinos de la manzana para decidir el recorrido de los tubos. En Chontales, explica Dolores Murillo, Coordinadora del componente social de ENACAL, se han realizado 124 reuniones de coordinación. También jornadas forestales y ferias de agua en las escuelas “Son los niños los que convencen a los padres de que instalen baños en casa”, indica.

      Sueños

      Cabe destacar el protagonismo de la mujer, tanto en las obras como en la gestión de las infraestructuras realizadas. Desde las primeras fases en las que se informó a las comunidades y barrios de la necesidad de todos se implicasen en la planificación de los trabajos, hasta los cursos de uso de las instalaciones que se iban a construir, la presencia de las vecinas ha sido fundamental, ya que son ellas unas de las que más tiempo dedican a la búsqueda de agua.

      Karen Soliett López es líder comunitaria del Barrio Jaime Lazo, una de las zonas comerciales de Santo Tomás, Chontales. Cree que el programa tendrá muchas mejoras para los comerciantes del centro, muchos de ellos comercializan lácteos, y necesitan agua para el negocio. En épocas de verano cerraban muchos negocios de restauración, porque el agua subía de precio y ya no salían las cuentas.

      ​​

      Los sueños brotan en Santo Tomás y sus líderes y lideresas comunitarias explican en qué consiste su sueño:

      “Tendremos más tiempo en familia”, comenta Noemí Pereira de San José Norte. “Dormiremos más. A veces tenemos que estar despiertos hasta la 1 o 2 am porque llega el agua. Los niños también estarán más alegres y menos cansados. A veces tenían que estar en la fila de los pozos a las 3 am y perdían clase. Podrán tener el uniforme limpio”, comenta Soliett, lideresa del barrio comercial de Santo Tomás.

      “Tendremos mejor salud”, apunta Fanny Xiomara Ruiz, del Barrio Sandino.

      El desarrollo económico será mucho más sencillo con agua: “Podrán venir industrias y empresas porque ya habrá agua de forma continua”, explica otra.

      “Cuando llueve, Chontales es una fiesta, la vida sin agua es muy triste. Ya en diciembre, cuando acaban las lluvias, una empieza a preocuparse como va a pasar el verano y a hacer sus cuentas”, termina de explicar Karen, satisfecha de pensar que este es el último año que sufrirán esta situación.

      El Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento de España es uno de los instrumentos más ambiciosos de la Cooperación Española. Actualmente gestiona programas por valor de 1.600 millones de euros en 18 países de América Latina. En Nicaragua ha invertido más de 62 millones de euros, que benefician a casi medio millón de personas.


      Compartir en Facebook Compartir en Twitter
  • Se abre en ventana nueva: enlace a Portal de la Transparencia
    Se abre en ventana nueva: enlace a Sede Electrónica - AECID