AECID

Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y con el fin de analizar hábitos de navegación. Para más información sobre las cookies utilizadas consultar nuestra política de cookies.

  • La AECID

    La AECID

    • Cumpliendo Objetivos

      Cumpliendo objetivos

      ​En un contexto en el que se hace más necesaria que nunca la mejora de la eficacia y la eficiencia en la gestión de los fondos públicos, hemos comenzado la redefinición de nuestro modo de trabajar.

      En 2013 se elaboró el Plan Estratégico de la AECID 2014 - 2017. Un documento con ocho orien­taciones para rediseñar la Agencia que queremos en el futuro, en un momento de madurez y reflexión marcada por nuestros 25 años de cooperación.

      Sobre la base de dichas orientaciones, los cuatro apar­tados de este capítulo dan cuenta de cómo nuestros proyectos y organización se están adaptando para dar cumplimiento a nuestros objetivos.

      El Plan Estratégico traza la hoja de ruta para me­jorar el impacto de nuestras actuaciones en las vidas de las personas a las que van destinadas los fondos. Y también avanza tanto en la implantación de una ges­tión orientada a resultados medibles y al aprendizaje, como en la cohesión de todas las acciones de la or­ganización. Su enfoque ayudará a mejorar el proceso de rendición de cuentas, ya que incluye una matriz de resultados con indicadores y metas, e irá acompañado de un sistema de seguimiento.

      El objetivo final es mejorar los resultados de nues­tra actuación. Y, aun en un marco presupuestario res­tringido, queremos seguir fortaleciendo el perfil que nos define y distingue entre la comunidad de donantes procurando aportar el máximo valor en lo que hacemos. Así, veremos cómo durante el año 2013 se han seguido dando pasos hacia una mayor con­centración de los recursos de la Agencia, priori­zando aquéllos contextos y países donde aportamos mayor experiencia y saber hacer.

      Otro reto que se aborda es cómo la AECID adapta sus programas y proyectos ante un escenario internacional cada vez más complejo. Éste en oca­siones requiere rediseñar las actuaciones para lograr un mayor impacto, unas veces con una perspectiva re­gional, y siempre con una definición de mayor alcance.

      Pero, sin duda, lograr más eficacia en nuestra labor pasa por consolidar unas relaciones estratégicas con otros actores con los que llevamos a cabo nues­tra cooperación. Y en 2013 hemos seguido avanzando en este ámbito, repensando la forma en la que nos relacionamos con nuestros socios. Hemos iniciado estrategias conjuntas, sumando más aliados a la cau­sa del desarrollo, o estableciendo marcos de planifi­cación novedosos. Sólo con nuevas estrategias, y la adaptación constante, seremos capaces de innovar para encontrar soluciones adecuadas. Podremos así influir en más gente para llegar a un mayor número de personas que puedan verse beneficiadas por nuestra cooperación.

      En este sentido, conviene destacar la importancia que en este nuevo ciclo adquiere la implantación de una gestión orientada a resultados y al aprendizaje. 2013 ha supuesto un avance hacia una nueva cultura organizativa, que integra en su día a día la planificación. Estamos avanzando para conocer mejor, comprender y extraer lecciones del resultado de nuestro trabajo.

      El camino emprendido en años anteriores y la mejo­ra del seguimiento y la evaluación, han empezado a afianzar en 2013 un nuevo modelo de organización con objetivos comunes, en lo que además la gestión del conocimiento y las nuevas tecnologías cobran un papel principal.

      La Agencia aspira con esto a convertirse en una orga­nización que mejora su gestión a través del aprendiza­je, del seguimiento y la evaluación de sus actuaciones.

      También, para abordar los desafíos que tiene por delante, la Agencia debe apoyarse en las capacidades de la organización, capitalizando las existentes y gene­rando progresivamente las que no tiene. En 2013 esto se ha plasmado en el refuerzo de planes formativos que atienden las demandas específicas de los técnicos de la AECID. Éstos han de asumir nuevas responsa­bilidades y nuevas maneras de trabajar para realizar una gestión eficiente de los recursos, los que nos son propios y los que nos confían otros donantes y socios.

      Todo ello está pensado para ir convirtiendo a nuestra entidad en una organización con una única cultura de trabajo.

      Por último, y aunque aún queda mucho por contar, la celebración de nuestro 25 aniversario nos ha brin­dado la oportunidad de acercar nuestra labor a la sociedad, y seguir avanzando en la construcción de una ciudadanía global comprometida con el desarrollo y el mantenimiento de las políticas públicas de lucha contra la pobreza y la desigualdad.

      En suma, queremos ir hacia una Agencia más transparente, cohesionada y coordinada, que adapte sus estrategias y programas a los nue­vos retos nacionales e internacionales y con una clara orientación a rendir cuentas y a cum­plir con la agenda internacional de eficacia.

       

      Ir a la página inicial de la Memoria AECID 2013

  • Se abre en ventana nueva: enlace a Portal de la Transparencia
    Se abre en ventana nueva: enlace a Sede Electrónica - AECID